No está permitido el uso del botón derecho del ratón.

Vía ferrata Evolène, Suiza.

La ferrata Evolène, en la ciudad del mismo nombre, es exigente. Su última parte está catalogada como TD según el sistema francés.

El acceso es en fuerte pendiente y tardaremos unos 15’ en llegar al inicio. Una vez en la base, sube verticalmente y nos mostrará la dureza de esta ferrata no apta para principiantes.

Tras terminar la bellísima excursión hasta el pico Diablon, cerca de Moiry,  nos quedamos a dormir en el mismo lugar que las noches anteriores. Al día siguiente conducimos durante unos 90’ y casi 60km hasta el pueblo de Evolène. Elegimos no enlazar la ferrata Belvedere con esta, porque daban lluvias en la zona para el día que realizamos Belvedere y para el día siguiente, así que optamos por conducir más y no realizar la actividad. La alternativa más económica hubiera sido hacer la ferrata Belvedere y después la de Evolène, ya que distan muy poco una de la otra como podéis comprobar en el mapa de abajo.

 

Al inicio nos encontramos con un desplome que nos hará intuir la dureza  que nos espera más arriba. Un ligero saliente en la pared vertical, nada comparado con el último tramo de varios metros.

Superado este paso, haremos una bella travesía viendo el pueblo de Evolene delante y la cima de una gran montaña, la Grande dent de Veisivi, detrás.

Las grapas o escalones, en Suiza no hay diferencia, están muy bien colocadas para dar seguridad.

La segunda parte, es un camino con cable que nos lleva hasta una escapatoria o al siguiente nivel, el TD.

En la imagen vemos el camino que accede a la parte TD. El camino apto para familias va en dirección contraria.

Este camino con cable, es apto para familias, según reza en la web de valais.ch.

Nosotros optamos por la izquierda, la opción TD. Un camino con pendiente descendente equipado con cable que nos dejará en la base para ascender la mole gris. La pared vertical donde se encuentra la parte más dura y entretenida, está orientada al oeste. Importante si podemos elegir la hora para realizar la ferrata y conseguir unas imágenes con una luz más atractiva.

Detalle de la pared vertical y el desplome.

A punto de iniciarlo.

Descanso.

Una vez alcanzada la altura, haremos travesía hacia la derecha y subiremos por una red parecida a la de Moiry, pero más corta y con apoyo en la misma roca.

La vuelta es corta, tras pasar por una mesa de picnic orientada al sur, con magníficas vistas de la Grande dent de Veisivi, bajaremos una fuerte pendiente por el pasto, cruzaremos un bosque y después de meternos entre las casas que están frente al aparcamiento, llegaremos al vehículo.

Datos técnicos

Nivel – Escala Hüsler K4

Desplomes – 2. Uno de más de 2 metros.

Puentes – 0

Tirolina – 0

Pago – No

Al terminar, nos desplazamos hasta nuestro siguiente destino, Naters, concretamente hasta el embalse de Gibidum, para realizar la ferrata Aletsch. Una ferrata diferente en la que apenas hay subida. La ruta es bastante lineal. Empieza en la presa y bordea el embalse, que se alimenta del agua procedente del glacial del mismo nombre, hasta alcanzarla por la parte oriental.

¡Comparte y ayuda a otros!

Published by

Leave a comment