No está permitido el uso del botón derecho del ratón.

Vía ferrata Belvedere, Nax, Suiza.

Dejamos Francia después de hacer la ferrata Curalla.  Muy sorprendidos por haber descubierto el país vecino, decidimos que le dedicaríamos un viaje a él solo. Las personas con las que tuvimos alguna pequeña interacción nos revelaron una Francia desconocida, nos mostraron que la gente del país galo tiene mucho que ofrecer, igual que sus soberbios paisajes.

Elegimos entrar a Suiza  por Barberine hasta Martigny-Croixv. De esta manera podríamos continuar haciendo algunas ferratas más antes de empezar con el descenso de cañones en Ticino, un paraíso entre este país e Italia, con innumerables barrancos listos para descender.

El trayecto de 103 km y aproximadamente 2 horas es muy bonito, siento repetirme tanto, pero salirse de las autopistas y circular por carreteras secundarias es un acierto, siempre y cuando sea posible. Habitualmente tenemos el tiempo justo y a veces no es factible.

En este enlace podéis ampliar información de como cruzamos la frontera de Francia a Suiza además de un pequeño reporte sobre la famosa, y a veces desconocida, viñeta de Suiza.

Pudimos dormir en el aparcamiento de la vía ferrata Belvedere así, a la mañana siguiente, la haríamos sin tener que conducir. Una acertada decisión. Si madrugamos, estaremos completamente solos. Un poco más arriba de la carretera, hay un camping, un poco antes de llegar al pueblo de Nax. Nosotros preferimos evitar estos sitios, no encajan con nuestra idea de viaje.

Aparcamiento visto desde la vía ferrata.

El acceso es breve, 5’. Una vez en ella, ascenderemos con ayuda de escalones. Para mí gusto han abusado de ellos. No hay mucha dificultad excepto la altura que vamos ganando. No hay que olvidar que al fin y al cabo la ferrata de Belvedere está catalogada como una k2.

En seguida llegaremos a los dos puentes, una pequeña unión de un cable para los pies seguido de un puente de mono, un cable para los pies y otro para las manos, de unos 3 metros de longitud.

Pasados los puentes, encontraremos algún paso en el que tienes que pensar como superarlo de una manera cómoda.

Casi al final de nuestra ruta encontraremos un letrero con información sobre la vía ferrata, a la que denominan vía ferrata de Nax. Según reza, hicieron más de 700 agujeros del 12 y de unos 15-20 cm de profundidad. Cuando hacemos este deporte, no siempre somos conscientes de la tarea titánica que los instaladores han realizado. Tuvieron que transportar un generador para poder recargar las baterías de los taladros.

Durante casi en toda la ruta veremos el pueblo de Sión Una vez arriba, al acabar, hay un bello mirador para contemplarlo sin tener que estar expuesto.

El retorno es por un camino entre bosque, iremos perdiendo altura hasta llegar al aparcamiento unos 30’ después.

Agradable ferrata para iniciación con la posibilidad de dormir en el aparcamiento, que pese a estar no muy lejos de la carretera de subida al pueblo de Nax, sin mucho ruido y tranquilo.

Datos técnicos

Nivel – Escala Hüsler K2

Desplomes – 1, muy corto y sencillo.

Puentes – 2

Tirolina – 0

Pago – No

 

Cuando llegamos  de nuevo al aparcamiento, conducimos hacia nuestro siguiente destino para hacer la ferrata de Moiry,  cerca del pueblo de Grimentz. Es una magnífica e ingeniosa ruta con vistas cautivadoras del lago y montañas.


En este mismo lugar hay un área de autocaravanas donde pasamos una noche muy agradable.

¡Comparte y ayuda a otros!

Published by

Comments are closed.