No está permitido el uso del botón derecho del ratón.

Vodna učna pot Grabnarica, sendero educativo de agua Grabnarica, Eslovenia.

En Eslovenia mi rodilla mejoró. 2 días de conducir y caminar muy poco ayudaron bastante a reducir el dolor.

Antes de meternos en los barrancos del Parque Nacional del Triglav, decidimos acercamos hasta un pueblo cercano a Radolvjica. Después de comer y visitar la zona del lago Bled , podríamos pasear para probar mi rodilla.

Conducimos hasta las cuatro casas que forman Kolnica. En un cercado de madera aparcamos al ver una persona local hacerlo. Pensábamos caminar 1h ya que el sendero no parecía muy largo, según el mapa que había.

Al iniciar la actividad el mapa cargado en Oruxmaps indicaba varios caminos, así que cogimos uno que pensábamos ir uniendo con el resto para hacer una ruta circular.

La subida por una pista que cabe un tractor, estaba embarrada con piedras y a cada paso tenías que ingeniártelas para no hundir los pies en el fango.

La pendiente es dura, en dos kilómetros ascendimos 500 metros. A esa subida hay que sumarle el caminar por un barrizal.

La tarde estaba muy gris, iba a llover. Habíamos cogido los paraguas y el Gore-tex. Esperábamos que no lloviera como la noche anterior, que había estado cayendo agua a mares. Sólo decir que cuando saqué la furgoneta del sitio, las cuatro ruedas se habían hundido unos centímetros en la tierra.

A los 30’ de iniciar la ruta, empezaron las primeras gotas que rápidamente pasó a lluvia intensa. Los enormes árboles de más de 40 metros de altura, de troncos finos y copas estilizadas, no podían protegernos de la cantidad de agua que caía. Era tal, que una cortina densa impedía ver correctamente a unos 10 metros.

La fuerte pendiente y el barro hacían difícil progresar sin resbalarse. Paraguas en mano continuamos avanzando. El ruido aumentaba como si las nubes hubieran decidido descargar toda el agua inmediatamente en ese mismo instante. Nos pusimos el Gore-tex porque nuestra cobertura artificial principal dejaba pasar bastante agua. Los pies empezaron a empaparse por la gravedad y tras 1h de dura ascensión, llegamos a una pista ancha con un montón de charcos, en los cuales hubo que meter los pies para superarlos.

Hay árboles a cada lado de la pista, la senda mantiene una ligera inclinación. Nos desviamos por diferentes caminos más estrechos y con bastante barro, superando ramas y troncos que ocultaban la dirección a seguir.

Llegamos a una zona de cultivo y tras atravesarla nos llevó a otra con vegetación espesa. Pensamos que los agricultores eliminan los caminos a su antojo, ya que en varias ocasiones el detallado mapa que llevamos nos indicaba camino y en realidad era un campo de cultivo. Por suerte no fuimos los primeros y se había creado otro nuevo por la ladera de la derecha que tras superar una fuerte pendiente enlazamos con una pista ancha.

La ruta sigue hasta un pequeño lago muy turbio por la tierra que las lluvias arrastran hasta él. Tras dejarlo por la izquierda, llegaremos a un pequeño puente de madera que nos ayudará a sortear un riachuelo. Seguiremos por el margen derecho y en poco tiempo llegaremos a las casas de Kolnica y a nuestro vehículo.

 

¡Comparte y ayuda a otros!

Published by

Leave a comment