No está permitido el uso del botón derecho del ratón.

En fotografía,

hay varias disciplinas.

Es importante conocerlas y probarlas todas, para entonces poder elegir.

He probado muchas. Probé la fotografía astronómica, gracias a un amigo que compró un telescopio, pero no me convenció, soy animal diurno. Tonteé con la fotografía macro y me di cuenta de que es extremadamente difícil fotografiar motivos móviles, especialmente los insectos voladores. Me resultaba muy frustrante. La fotografía subacuática sin grandes pretensiones me gustó, aunque llegó el momento que deseaba tener mayor control sobre la luz, pero para ello el desembolso económico es muy grande. La fotografía de fauna requiere grandes y costosos teleobjetivos, así que tampoco le dediqué mucho tiempo. Con la fotografía urbana reconozco que no me siento muy cómodo, no me gustan las estructuras artificiales de cemento y hierro, ¡qué le voy a hacer! Practiqué durante algo de tiempo la fotografía a modelos, e incluso traté de colocar a la persona en un entorno donde me siento cómodo, la naturaleza. Me gustó, pero aceptemos que requiere mucha colaboración, tanto por parte de ayudantes como de modelos que estén dispuestos a caminar, trepar, escalar, rapelar y posar en lugares muy distintos a estudios o ciudades.

El bodegón está bien para aprender a controlar la luz artificial pero necesito más acción. La fotografía aérea me encanta, pero por la cantidad de irresponsables que hay en España, han acotado tanto las zonas donde volar, que se ha convertido prácticamente en un tipo de fotografía reservada a profesionales.

Donde me siento realmente bien es fotografiando actividades deportivas arriesgadas, y dentro de esos deportes, en el descenso de barrancos. Es la fotografía que más me gusta junto con la de viajes. Es difícil porque estás en un entorno húmedo, resbaladizo, donde normalmente sigues un cauce, has de estar buscando y pensando continuamente donde colocarte para mostrar lo que quieres enseñar. Suele hacer frío y las personas no tardan mucho en dejar de colaborar para evitar la hipotermia. Normalmente suelo hacer fotos a la carrera, sin posados, más bien son robados. Alguna vez he pedido a alguien que pose, pero muy rara vez. No siempre tienes la cámara disponible, hacer una foto significa realizar una serie de acciones antes, apartarte del agua, sacar una toalla para secarte las manos, sacar la cámara de la funda, moverte hasta el encuadre, y recoger.

La fotografía de viajes, es más agradecida. Suelo viajar a lugares donde hay algo diferente en donde vivo, ahí ya tienes un 50% de la fotografía. No me dirás que te sorprenderá más si vas a China y fotografías a un panda en su hábitat natural, que una vaca pastando en el prado. Estamos más acostumbrados, yo al menos, a ver vacas, sin embargo, pandas en directo, no he visto.

Y esto es lo que hago resumidamente.

Espero disfrutes visionando las fotografías y que me hayas conocido un poco mejor.