No está permitido el uso del botón derecho del ratón.

Barranco Pontirone inferior, Biasca, Suiza

Un barranco fotogénico de incalculable belleza. Roca grisácea con muy buen agarre, vegetación exuberante, una parte encajonada y estrecha con una gran cantidad de saltos que con su papel de 42 metros hacen que sea «obligatorio» descenderlo.

Google maps no deja hacer la ruta entera, indica que no hay posibilidad de enlazar Fiesch con el aparcamiento del Pontirone. Esto es debido a que cuando estoy realizando esta crónica, el puerto está cerrado al tráfico por nieve.

Bajando del puerto de Nufenen en pleno julio.

En el primer mapa llegamos hasta el puerto de Nufenen, carrera de muchas curvas y vistas impresionantes. En julio había restos de nieve, la carretera estaba muy húmeda y al pasar al otro lado, la niebla se apoderó de todo eliminando cualquier posibilidad de ver el lugar.

Este segundo mapa corresponde a la bajada del puerto de Nufenen hasta el aparcamiento del Pontirone, un barranco que sin duda a la mayoría no les va a defraudar.

Atrás dejamos la completísima actividad que combina travesía y vía ferrata de los miradores del glacial Alestch. Los siguientes días los dedicaríamos a descender los mejores barrancos de Ticinomuy cerca de la frontera italiana.

Los poco más de 160 kilómetros que separan el pueblo de Fiesch y el inicio del Pontirone los hicimos tranquilamente por carreteras sin peaje atravesando el puerto de montaña Nufenen. Hay que prestar mucha atención al uso excesivo del freno, para evitar sobrecalentarlos.

Para no hacer todos los kilómetros seguidos, paramos a dormir en un lateral de la carretera, antes de subir al puerto, paralelos al río Ägene.

Al día siguiente, en unas dos horas llegamos al aparcamiento para empezar a descender el Pontirone inferior. Caben unos 5 coches. Es importante no bloquear la pequeña carretera que queda a la derecha del barranco.

Dos cuerdas de 45m son suficientes. Realmente si va con caudal normal, solo se hace esta instalación, el de 20 metros inicial, se puede evitar metiéndonos por las rocas y el resto después del de 42, se puede saltar.

Sólo hay un salto algo técnico que has de tener cuidado con la cabeza y una roca lateral a ambos lados en la recepción.

Antes de iniciar nuestro descenso hay que llamar al número de teléfono que hay en el cartel para pedir si se puede descender. Hablan italiano, alemán y suizo. Nosotros no hablamos ningunos de esos tres idiomas y nos pudimos entender. El número de teléfono 0041 91 756 66 15 es al que debemos llamar y pertenece a la oficina hidroeléctrica de Blenio. Es imperativo que llamemos para pedir permiso, puede ser que tengan programado una apertura para evacuar agua y si nos pilla dentro, puede ser nuestro final. También hay que avisar al salir.

Recomiendo acercarse hasta el check point que está en el puente para hacernos una idea del caudal.

Al terminar nuestro descenso, nos informaron de que el check point suele variar de un año a otro por las crecidas, así que nuestra propia experiencia es la que al final nos hará decidir. En la web de swisscanyon.ch, podéis ampliar información.

El acceso son 15-20’. Nosotros lo bajamos haciendo todos los rapeles y realizando fotos y tardamos 3h.

Rapelamos el primer salto de 20 metros desde la piedra con rampa elevada y un solo químico. Este descenso tiene roce así que recomiendo dar cuerda desde arriba y el último que baje en doble o coloque un protector.

La imagen desde aquí anticipa lo que ya sabíamos, un bellísimo barranco. Un cañón que no defraudará visualmente y para los aficionados a la fotografía y el vídeo, una delicia. Os recomiendo ir con suficiente protección contra el frío para poder disfrutar durante mucho tiempo dentro de y realizar todas las imágenes que deseemos.

El siguiente es el enorme y esplendoroso R42. Estoy seguro que la gran mayoría ha visto la foto de esta zona por internet.

Al principio vas verticalmente pegado a la roca y en pocos metros te despegas y bajas totalmente libre de ella. Las gotitas que golpean la roca saltan por todos lados haciendo que el ambiente esté lleno de humedad. La propia fuerza del agua al caer hace que el agua vaya desprendiéndose del chorro principal hasta que este estalla contra el suelo.

Una gran poza nos espera en la recepción. En la base no habrá más de 40 cm de agua, para alcanzar el otro extremo deberemos nadar unos 15 metros.

La propia fuerza del agua al caer desplaza con fuerza las gotas en suspensión. Conseguir un buen ángulo para realizar la toma sin que se llene el objetivo de las horribles y odiosas gotitas es realmente muy difícil.

Un fácil R5 que superamos con un pasamanos a la izquierda, enlaza con la Terrible S. Un zigzag excavado en el cauce que con caudal fuerte puede ser un infierno. Aquí es donde hay un salto técnico en el que hay que prestar mucha atención al impulso ya que podemos golpearnos la cabeza además de tener mucha precaución en la recepción que no es limpia.

En este salto hay que prestar mucha atención a la pared de detrás de Verónica para no golpearnos la cabeza.

Después vienen bellas estrecheces, saltos menores hasta alcanzar el último R12 antes de caminar y terminar nuestra actividad.

El final lo marca el puente de piedra por donde encima pasa la carretera donde hemos dejado el vehículo anteriormente.

Último rápel antes del puente.

El regreso es inmediato, lo más peligroso es cruzar la carretera desde ese margen hasta el vehículo ya que hay dos curvas que te limitan la visibilidad.

En el aparcamiento nos alcanzaron un grupo de 3 de suizos y alemanes. Habían dejado instalado el de 42 y nos propusieron bajarlo de nuevo. Algo a lo que no pudimos resistirnos. Esta vez tardamos 1h en volver al coche.

En este deporte encontrar gente local que quiera compartir esta magnífica experiencia con nosotros es un verdadero regalo ya que podemos disfrutar de todos los “secretos” que quedan al descubierto gracias a la experiencia de haberlo repetido muchas veces.

Dificultad – 4a,4b, IV – Difícil.

Duración – Nosotros 3h haciendo fotografías y entreteniéndonos bastante. 1h con gente    del lugar.

Cuerdas –  2 de 50m + auxiliar

Acceso – 15’

Regreso – Inmediato

Para los descensos de barrancos en Suiza recomiendo la estupenda página de swisscanyon.ch y si podéis encontrarla, la mejor guía de esta actividad, es Eldorado Ticino.

Hay una aplicación que se llama Meteoswiss que nos ofrecerá información detallada de la meteorología del país. Está disponible para Android e IOS. A nosotros nos fue genial, pudimos comprobar en bastantes ocasiones como la previsión de lluvia empezaba y terminaba prácticamente en el momento indicado. Nos demostró tener una precisión de casi al minuto.

El siguiente barranco que descenderíamos fue el Iragna integral, un barranco exigente y de gran belleza.

¡Comparte y ayuda a otros!

Published by

4 thoughts on Barranco Pontirone inferior, Biasca, Suiza

Leave a comment