No está permitido el uso del botón derecho del ratón.

Ferrata Curalla, Plateau d’Assy, Francia.

Esta corta ferrata sorprende por ser un mirador natural, con anclajes artificiales, del magnífico macizo del Mont Blanc. Recomiendo sí os gusta la fotografía, iniciarla con las primeras luces, incluso antes de ellas. Casi al principio hay una magnífica foto. Una persona realizando la vía y el sol iluminando el macizo situado al fondo. Esto en julio, en otros meses puede variar. Si la hacéis, me encantaría poder ver el resultado.

El paisaje de nuestro camino dirección a la ferrata es precioso. Atravesamos la parte alta de Saboya, con sus pinos verdes formando bosques hermosos, pueblos pequeños típicos franceses y carreteras con sinuosas que se dejan disfrutar a velocidad lenta con nuestra camper.

Durante nuestro ascenso tendremos una vista constante del pueblo de Passy . La ferrata Curalla está bien equipada con peldaños, grapas, cables y anclajes en buen estado. Si tuviéramos que elegir la parte más comprometida, esta sería el principio. Una vertical expuesta que nos ayuda a ganar altura donde encontraremos algunas minúsculas planchas metálicas para colocar nuestros pies.

Una vez superada llegaremos al primer puente donde un cable nos servirá de apoyo para los pies. Unos 12 metros nos separan del otro lado. Para alguien con miedo a la altura se puede hacer algo complicado. La salida es bastante divertida y expuesta, pero sin peligro.

Seguiremos y superaremos un saliente de la pared con ayuda de una tabla de base mientras que nuestro cuerpo se separa de la roca dando sensación de estar colgados en el vacío. Un desplome a tener en cuenta.

El siguiente puente es en apariencia más complicado, pero al ser más corto se supera muy bien. Un cable para los pies y otro para las manos, 7 metros por delante y de espaldas al pueblo.

Una pequeña travesía nos llevará hasta un tablón a modo de puente que une la misma pared, evitando la pequeña hendidura en la roca.

Subiremos verticalmente gracias a las grapas bien posicionadas para hacer otra travesía horizontal hacia la izquierda. El macizo del Mont Blanc nos hace soñar con pisar su cumbre. En el año 2006 intentamos su ascensión invernal por libre, pero tuvimos que retirarnos por mal tiempo sin poder pisar si quiera la montaña. Ahora, al ver el circo que hay alrededor de esa montaña, ha perdido todo el encanto de poder alcanzar su cima.

Un tablón más, una pequeña subida y nos deja en otra travesía con otro tablón de madera. Todos los tablones, a esta fecha, estaban en buen estado.

Nos encontramos en la última subida, que tras superar unos travesaños de madera llegaremos a la zona de bosque, que continúa equipada, y después de caminar durante 500 metros habremos terminado. Ya solo nos quedará bajar 1,8km  por un camino con inclinación considerable atravesando otro bosque hasta el aparcamiento.

Datos técnicos

Nivel – Sistema francés AD+, escala Hüsler K3

Desplomes – 1, muy corto y sencillo. Al salir del primer puente.

Puentes – 2 (sin contar los tablones)

Tirolina – 0

Pago – No

 

Esta noche dormiríamos a los pies de la ferrata Belvedere, en territorio suizo.

¡Comparte y ayuda a otros!

Published by

Comments are closed.