No está permitido el uso del botón derecho del ratón.

Dos visiones de un mismo lugar, Khao San Road. Tailandia.

Khao San road

Khao San  road es una famosa calle de Tailandia donde mochileros, puestos de comida, locales para tatuarse, vendedores ambulantes, hostels y un sin fin de atracciones más se unen para hacer un conjunto que en su día fue algo original y que hoy tiene dos caras.

Khao San road

La impresión que nos llevaremos de esta famosa zona dependerá de los ojos con los que la miremos y como decidamos percibir todo lo que en ella se ofrece y convive. No obstante, los cambios se suceden rápidamente y con cada año que pasa las diferencias se acentúan incluso más que con el anterior. En mi experiencia personal ya noté un ligero cambio de un año a otro, pues fui a Bangkok (Tailandia) por primera vez en el 2010 y tuve la oportunidad de volver en el 2011. Pero fue en 2014, cuando al regresar por tercera vez a este país decidí que ya no volvería nunca más. Prácticamente no queda nada de la esencia de Tailandia.

Khao San road

Turista esperando la comida.

Khao San road es un paraíso para el mochilero viajero. Hoteles de precio bajo/medio se apelotonan en un conjunto de calles donde por unos pocos euros puedes conseguir un lugar donde dormir.

Khao Sand road

Escena nocturna común de Khao Sand road.

Khao Sand road está muy bien conexionado con los dos aeropuertos de Bangkok, mediante taxi, autobús o furgoneta común. Puedes llegar a este lugar por unos 700Thb (la moneda de Tailandia es el Bath) en taxi, unos 150Thb en autobús, o 300Thb en furgoneta común (precios aproximados en 2011).

El alimentarse tampoco es problema, ya que por unos 70 céntimos de euro, 30Thb, puedes degustar unos noodles con pollo, tortilla, un surtido de verduras y una salsa dulce-picante en las docenas de puestos callejeros que se aglutinan por la calle. Si añadimos 20Thb tendremos además fruta de postre: piña, mango, sandía o plátano, que entregan al mochilero en una bolsa de plástico transparente junto con un palillo para poder llevarse los trocitos a la boca. Pero, a este menú le falta la bebida. Podemos pues añadir otros 30Thb y disfrutaremos de unos jugosos zumos realizados en el momento.

Si lo que nos gusta es deleitarnos con unos milk shake, disponemos, por 40 Thb, de coco, banana, piña, mango, naranja o sandía. Comer en esta calle es un placer para el paladar.

En los puestos callejeros podemos encontrar ropa y calzado a precios realmente baratos. Como por ejemplo, chanclas que por 2€ conseguirán que nuestros pies descansen del caluroso zapato o deportiva. Allí puedes ir prácticamente todos los días en chanclas.

En Khao San podemos acceder a cajeros automáticos, consultar en diferentes agencias la manera de ir a otras partes del país, ya sea en avión o autobús, e incluso sacar el visado para ir a otros países cercanos como Camboya, Vietnam o Laos.

Es un buen lugar para conocer a otros mochileros, un punto de encuentro donde quedar con otros viajeros que hayamos conocido en el norte, en el sur o en otro país asiático.

Khao San road

Tráfico en una de las calles cercanas a Khao San road.

Otro de los puntos fuertes de esta zona son las tumbonas bien acolchadas donde podemos relajarnos y que se encuentran dispersas por las calles. En ellas podremos disfrutar de una hora de masaje de pies, espalda y hombros a cargo de unas manos expertas y todo por 200 Thb. Si no nos gusta estar en la calle bajo la atenta mirada de cualquier transeúnte, podemos acercarnos a otros tantos locales donde disfrutar del masaje en un ambiente más discreto.

El principio del Khao San del futuro

 Cada vez más, los mochileros se entremezclan con los turistas. Los backpackers se están quedando sin ese espacio donde conocer a otros semejantes, sin conseguir alojamiento a unos precios acordes con el lugar y lo más importante, se está perdiendo la autenticidad y originalidad de una de las calles que tuvo su auge en la década de los 70. Este lugar, a causa del rápido y profundo cambio que está sufriendo, se está limitando a grupos de jóvenes que llegan al país a disfrutar de fiestas con alcohol, setas alucinógenas y sexo con todo lo que se mueva, tanto hombres como mujeres.

Khao San road

Salir a la calle y pavonearse es lo más común. Camisetas sin mangas, gorras, bañadores, chanclas, cortísimos vestidos… Moda al más puro estilo playero, heredado de los surfistas californianos, pero al menos ellos son auténticos, estos sin embargo son “fashion victims” que ni siquiera practican surf, ni ningún tipo de deporte acuático. En definitiva, se trata de mostrarse como un escaparate, ofreciéndose en bandeja. Al final del viaje lo único que importa es volver a casa con una gran cantidad de fotos que muestren las fiestas locas, los trofeos de carne hueso que se han llevado al huerto y anécdotas en la línea de «Resacón en Tailandia».

Khao Sand road

Por supuesto, tanto ellos como ellas hacen fotos de cada momento para subirlas a Instagram o Facebook, o por qué no a las dos. Cuesta lo mismo y lo ve más gente. Hoy en día hay que subirlo todo a las redes sociales, si no no cuenta. E igual de importante es pillarse un buen ciego a precios rídiculos. Porque, ¿qué puede ser más bonito que deambular por Khao San road con una Big Chang en la mano?, tan Big que es de 1 litro.

Si es que llegar de unas vacaciones en un país Asiático como Tailandia es la leche. Aterrizas en tu país con la piel tostada por el sofocante sol, traes fotos de unos vehículos tan diferentes a los de tu país y de esas gentes de piel oscura que a menudo van sin zapatillas por una mega urbe. Es de lo más chic. (Perdonad el sarcasmo)

Khao San road

Los famosos tuc-tuc.

Creen estos grupos de jóvenes que por estar en un país aparentemente pobre, pueden hacer lo que quieran. Nada más lejos de la realidad, pues este país es toda una potencia en cuanto a turismo. Sorprendidos quedarán esos incautos en país extranjero si los cogen con marihuana, hachís o alguna otra droga. Tal vez se libren con un soborno que les dejará los bolsillos temblando, o tal vez, aun sobornando al policía de turno, peguen con sus huesos en una celda oscura, húmeda, con poca higiene y acaben siendo «el entretenimiento sexual» de alguien.

Nota. Este artículo fue escrito en 2011 y reeditado en 2014. Dicha calle puede haber dado otro cambio muy significativo.

Published by

Leave a comment