No está permitido el uso del botón derecho del ratón.

Circular Tre Cime di Lavaredo y las ferratas torre Toblin, Luca-Innerkofler, Sentiero delle Forcelle, Italia. Trekking por Dolomitas.

reflejo, sol, lavaredo

Si vas a estar en Dolomitas, esta excursión con ferratas es una a tener en cuenta. Si nos gusta caminar y además realizar esta actividad, no nos va a defraudar.

mapa lavaredo

Las ferratas de Italia son bastante diferentes a las de España, Francia o Suiza. Son alpinas no encontraremos grapas para las manos y solo algunos escalones en los lugares imprescindibles. La roca será nuestra aliada para progresar. El cable de vida, en las que hice por esta zona, es grueso y todo en muy buen estado.

Para subir a las Tre Cime di Lavaredo por carretera hay que pagar. Los coches cumplen esa obligación con 30€, y si vas a quedarte a dormir, son 15€ más.  Antes de entrar en la carretera que te lleva al refugio de Auronzo, que es donde hay bastantes aparcamientos para vehículos y uno para campers, hay una garita con una persona que te cobra lo correspondiente a tu vehículo, una vez pagado, a los 3 metros coges un ticket y enfilas la carretera arriba disfrutando de la naturaleza.

Arriba hay otra persona que te dice dónde aparcar. Si vas en autocaravana o similar aconsejo ir pronto. No sabría si decirte que vayas a las 8 o a las 14. Nosotros llegamos a las 17 y había 3 sitios libres o eso creíamos. Cuando terminamos de cenar, la persona que dirige a los conductores metió a más de 10 vehículos creando un embotellamiento. Si alguien hubiese querido salir por la madrugada o temprano, no hubiera podido.

Aparacamiento Lavaredo

Detalle del aparcamiento de autocaravanas. El del primer plano, es para otros vehículos.

Las vistas desde el aparcamiento ya son increíbles. Crestas afiladas, nubes que suben y bajan creando una atmósfera de montaña habitual, macizos de roca con historia bélica y de escalada muy interesante y lo mejor de todo, la tranquilidad de poder estar en un lugar tan increíble con tu furgoneta sin preocuparte por si haces algo ilegal.

Las tres cimas no se ven desde esta parte. Para diferenciarlas bien hay que ir a la parte oeste o la norte.

Al día siguiente nos levantamos pronto después de haber estado toda la noche lloviendo. Temíamos que estuviera todo mojado y fuese complicado caminar, tanta agua no podía desaparecer. Preparamos el desayuno para llevar y nos pusimos a caminar con las primeras luces del día hacia la parte oeste por un sendero estrecho de piedra pequeña y tierra. No había rastro del agua caída la noche anterior, algún charco de tamaño reducido, nada más.

El camino llanea dándole la vuelta a la gran mole de Lavaredo. Una vez llegamos a la parte oeste, el sendero baja suavemente. En breve ya veremos las tres cimas bien diferenciadas. Nos encontramos a unos 2300 metros de altura y llevamos poco más de 2km.

sol y tres cimas

detalle camino

El paisaje es abrumador, matorrales, algo de prado, mucha piedra pequeña y rocas mayores diseminadas que iremos dejando atrás mientras superamos los 500 metros que nos separan del refugio Langalm a 2283 metros de altura. El monte Paterno, donde se encuentra nuestra segunda ferrata, también se hace visible.

Vero Lavaredo

Las tres cimas de Lavaredo.

Siguiendo 2,5 km más por el camino sin pérdida llegaremos al refugio Locatelli, un enorme complejo de hormigón, donde miles de turistas amantes de la naturaleza acuden a por su recompensa en forma de líquido, una cerveza.

La primera ferrata se encuentra detrás de la Torre Tolmin. Subimos una pequeña colina e iremos al lado de la montaña por su parte oeste hasta llegar al final del macizo. Allí veremos restos de trincheras de la primera guerra mundial, un túnel excavado en la roca y miradores desde donde vigilaban la zona. Si seguimos caminando, dejando atrás la Torre, en 1′ llegaremos a un lugar donde hay más restos de pequeñas trincheras.

Zona de observación dentro del túnel.

El inicio de la ferrata se encuentra a 2500 metros de altura y está en la parte norte. Una placa junto al cable de acero nos dará la bienvenida.

Tras hacer una travesía horizontal por su lado izquierdo empezamos a subir por una grieta. Nuestra actividad fue el último día de julio y el calor era insoportable así que agradecimos hacer toda la ascensión en sombra. En esta parte hay que tener especial cuidado con las posibles piedras que puedan tirar las personas que vayan delante nuestra o nosotros, ya que es muy fácil que suceda.

torre tolmin1

torre tolmin 3

Iremos ganando altura con ayuda de escaleras y atravesando grietas viendo restos de la I Guerra Mundial hasta llegar a la cima de la Torre Tolmin, señalizada con una gran cruz. Desde aquí tenemos buenas vistas de las tres torres y el monte Paterno. Veremos la gran cantidad de senderos que van y vienen, gente, sobre todo cerca de los refugios y montañas típicas de Dolomitas a nuestro alrededor, sin olvidar los pequeños lagos rodeados de pasto verde con sus vacas a modo de decorado.

torre tolmin 2

torre tolmin 4

La bajada se hace por la parte izquierda según hemos llegado a la cima. Un cable de vida y unos triángulos rojos pintados en la roca irán indicando el camino a seguir. Es la primera vez que, para bajar de una ferrata, uso otra. Nos podemos hacer una idea de la inclinación que hay que superar ya que acabamos de subir y hemos visto todos los lados de la torre. Hay piedra suelta, pero al tener un estupendo cable de acero, si resbalamos, no iremos muy lejos.

ferrata tomin bajada

Primer tramo de bajada en la ferrata Tomin.

Algo a tener en cuenta es que en las tres ferratas nos encontramos personas que las hacían al revés. Es algo habitual.

El camino hacia la siguiente ferrata es una obra titánica realizada por personas para defender un trozo de tierra, una frontera invisible. Al llegar al refugio seguiremos por un camino que asciende por la izquierda, en breve nos meteremos por los túneles usados durante la guerra. Al principio cortos, de escasos metros, con miradores a ambos lados y después uno extremadamente largo, con escaleras al principio y sin ellas al finalizar. Este está apuntalado con grandes troncos redondos de madera. La roca sudaba agua creando zonas resbaladizas. Algunos bajaban por ahí, entre la inclinación, la altura de los escalones y los posibles resbalones, no aconsejo hacerla en el otro sentido. Es recomendable un frontal, o al menos un móvil para iluminar. Por cierto, hace frío dentro del túnel. Supongo que una corriente térmica hace que se cree viento.

camino ferrata Luca-Innerkofler 2camino ferrata Luca-Innerkofler 3  camino ferrata Luca-Innerkofler 1

Imagino a los pobres soldados atrincherados dentro de la montaña, con los alrededores nevados durante el invierno, zonas húmedas, ropas sin secar, haciendo lo imposible por calentarse y secarlas, asomarse por cualquier ventanuco excavado y ver a ambos lados la maravilla que hoy día pisamos las personas para disfrutar de la naturaleza, creo no lo apreciarían como nosotros.

Al final del último túnel empieza la ferrata del Paterno, o Luca-Innerkofler.

La primera parte es sencilla, se asciende por una grieta de la montaña con poca inclinación hasta llegar a un collado donde hay diferentes opciones, continuar nuestra ascensión, bajar por el sendero de la Paz o a la izquierda, que es donde nosotros iremos tras bajar del Paterno y continuar con la tercera y última ferrata.

Las vistas durante la subida son muy buenas, pero una vez arriba, habiendo superado los tramos correspondientes sin que haya ninguno especialmente duro o difícil, son espectaculares. Si nos giramos veremos algún puente de madera en la montaña que alberga nuestra última ferrata. Para alcanzar la cima, adornada por otra cruz, primero superaremos una ladera llena de piedras. La panorámica de 360º no tiene desperdicio.

cima ferrata Luca-Innerkofler

Cima del monte Paterno. alejada de la cruz.

La bajada coincide en gran parte con la subida exceptuando el último tramo. No nos resultará difícil si estamos acostumbrados a la altura y a este tipo de actividad.

bajada ferrata Luca-Innerkofler

Volviendo al collado, seguiremos el camino que llanea por la izquierda pasando algunos agujeros usados en la guerra. Pronto encontraremos el cable de vida que nos guiará horizontalmente al principio para luego ascender. Después bordearemos el macizo con alguna bajada, por supuesto equipada.

bajada ferrata Luca-Innerkofler

Detalle del camino dirección a la última ferrata, el Sentiero delle Forcelle.

Esta ferrata, el Sentiero delle Forcelle, es la más larga. Cuando crees que has acabado porque se acaba el cable, subirás un montículo de piedra y veremos una considerable bajada entre una canal con camino en zigzag. Está vez sin cable. Al llegar debajo de esta canal, se abrirá ante nosotros otra panorámica diferente, una meseta de piedra y prado. No nos quitaremos el arnés aún, queda un último tramo equipado en bajada, corto y sencillo al que llegaremos después de caminar algo más.

amino ferrata Luca-Innerkofler 2

Si tenemos un mapa nos daremos cuenta de que estamos nos hemos alejado bastante de nuestro origen.

Si no os gustan las bajadas con bastante inclinación y mucha piedra, estáis de mala suerte. Tras caminar por la parte alta de esta ladera, al llegar al final tendremos que bajar por ella. Desconozco si hay otro camino. Nosotros bajamos directamente por ahí hasta el camino principal que se ve a unos 300 metros más abajo.

Detalle Rosseguera

Podéis observar la gran pendiente a bajar por roca suelta.

Al llegar al camino ancho lo seguiremos. Ascenderemos 1 km aproximadamente y encontraremos un riachuelo donde sofocar el calor infernal de casi agosto.

Ya solo nos quedará alcanzar el refugio de Lavaredo y después seguir el enorme camino de piedra y tierra, como no podía ser de otra manera,  hasta el refugio Auronzo y a nuestro vehículo.

10h

Datos técnicos

Nivel – k3

Desplomes – 0

Puentes – 0

Tirolina – 0

Pago – No

¡Comparte y ayuda a otros!

Published by

Leave a comment