jueves, 28 de abril de 2016

El techo de sa Fosca-El Sotil de sa Fosca


Una de las excursiones, por no decir la más difícil que he realizado en la isla, corta en longitud, extensa en tiempo necesario para llevarla a cabo, con estos dos datos, ya nos podríamos hacer una idea de que la verticalidad será una contante en nuestro camino.
Rápeles, remontes, destrepes, trepadas expuestas y unas vistas espectaculares hacen de este corto recorrido una aventura con todas sus letras.

No apta para personas con miedo a las alturas o vértigo, en baja forma física o que no tengan a sus espaldas años y años de caminar por la zona, a no ser que alguien os lleve.

COMO LLEGAR

Un coche lo dejaremos lo más cerca posible del mirador de s'Entreforc.




El otro lo dejaremos en el nudo de sa Corbata, después del Coll des Reis y antes de empezar a bajar hacia la Calobra.



INFORMACIÓN DEL RECORRIDO


Empezaremos caminando por la carretera durante 380 metros dirección Sóller, hasta encontrar una barrera a mano derecha de color verde.

Seguiremos el camino que a los 100 metros se enfilará perpendicularmente hacia el torrent del Gorg Blau.


Bajaremos 80 metros y subiremos por una cornisa de piedras e iremos hacia la derecha durante 130 metros por un lugar sin camino. En algunos tramos treparemos/destreparemos sortearemos carrizo y piedras grandes que hacen mal caminar.


A medida que nos vayamos acercando a la enorme y afilada brecha de sa Fosca, el camino empeora, tendremos que buscar buenos agarres para no deslizarnos al vacío con el riesgo que conlleva :D.

La pared de en frente cuando sales a s'Entreforc

El camino es difícil de seguir, la piedra es lapiaz, cortante y muy parecida entre si.

Llegará un momento que tendremos que montar varios rápeles, el primero de unos 13 metros o más, equipado con anillas, inmediatamente montamos otro rápel de unos 25 metros que nos dejará en una plataforma de grandes dimensiones caracterizada por encontrarse un pequeño avenc, bajamos hacia el abismo de sa Fosca superando la cantidad de vegetación y encontramos otras dos anillas, 35 metros más abajo superando un pequeño volado en el que nos giraremos disfrutando del maravilloso lugar donde nos encontramos, y habremos llegado a la base para continuar por la pared de enfrente.




La claridad entra pero no los rayos del sol, es increíble ver la exuberante vegetación de grandes dimensiones, los colores de la roca, las higueras con sus hojas verdes y algo a tener en cuenta, nos encontramos a dos rápeles del techo de sa fosca.


Último rápel con tramo volado.

Algo que también nos debería preocupar es ver la verticalidad de la pared por la que después de bajar al techo, deberemos subir. Una vieja y podrida cuerda nos marcará la ruta a seguir.

En la repisa que habremos llegado, el primero ha debido pendular hasta llegar a una roca y agarrarse para ir unos metros a la izquierda, una vez en tierra firme, hay laureles enormes, higueras y a ambos lados intuimos el cauce de sa fosca.


Nuestro camino sigue como si remontáramos el torrente, dirección la pared de enfrente donde después de bajar a unos metros con cuidado, ya que tenemos más de 50 metros de caída, encontraremos la cabecera del primer rápel, lo bajamos con cuidado, unos 20 metros, ya que hay piedras sueltas y a la izquierda, según bajamos, encontramos la segunda cabecera que nos llevará hasta el techo de sa fosca después de bajar cerca de 30 metros.

Mirando el vacío.

Cabecera del primer rápel.

Detalle de la cabecera.

Segundo rápel.

El lugar tiene mucho encanto fotográfico, la cantidad de humedad, los ningunos o pocos  rayos de sol que entran al lugar lo hacen oscuro, nos obligará a tirar de ISO o de trípode.




Por debajo oímos a los que hoy han decidido hacer el torrente, fin de semana ideal por la gran cantidad de agua que debía llevar.
A ambos lados de este techo, hay anillas para bajar, me queda pendiente hacer sa fosca desde aquí por curiosidad.

Ahora toca remontar y superar los 50 metros más fáciles de trayecto de vuelta.


Una vez superados, lo peor del día, la complicada trepada por la pared vertical.

Hay múltiples agarres para manos, y zonas donde apoyar medianamente los pies bien, esto es así si elegimos bien nuestra ruta de subida, equivocarnos unos metros hacia un lado o hacia otro nos puede suponer quedarnos bloqueados, tener algún susto o una caída fatal. No está permitido subir sin trazar una ruta visual.

La grimpada se hace dura, por los nervios de resbalar o caer, el lapiaz corta, está muy afilado y los zapatos y las manos se van a resentir.

Hay zonas donde la roca se desmorona, está unida con una inestable masa de tierra, así que cuidado cuando tiremos de brazos o piernas para superar los incontables pasos que hay.

No sabría decir cuantos metros hay después del primer remonte con jumar y croll, pero yo creo que los 200 metros han de ser. 200 metros interminables en los que no fui capaz de hacer una foto por no sacar la cámara en las diferentes posiciones en las que me encontraba.

Una vez superados, el camino se vuelve más llano, con la incomodidad que no hay camino, todo es carrizo y roca.



Dejaremos a nuestra izquierda una primera vaguada, si miramos el mapa de la zona, cosa recomendable, tenemos que dejarla atrás, y por la segunda, meternos por el mejor camino que encontremos. Antes de pasar la primera vaguada, a la derecha tenemos el torrent de Pareis, seguiremos paralelo a la brecha del mismo destrepando en algún momento y luchando contra el carrizo en la mayor parte del camino. Unos 400 metros.

Terreno abrupto de vuelta al nudo de sa Corbata.

Una vez girado a la izquierda dejando atrás la primera vaguada, empezaremos una subida suave comparándola con la de donde venimos. Es seguir una línea recta que acabará en el nudo de sa Corbata, no hay que subir ningún gran colina, que nos quedarían a la izquierda. Una manera de orientarnos, es buscar los castellots que hay en la carretera que baja a la Calobra. Cerca de 900 metros.

Puig Roig y el cuartel de los carabineros.

Subiremos por un camino cómodo y ancho los últimos 50 metros hasta llegar a nuestro vehículo y habremos terminado esta estupenda y peligrosa excursión.

DURACIÓN ACTIVIDAD

Para solo hacer unos 3,5km, un grupo de 10, tardamos 8h, bajando al techo y remontándolo.

EQUIPO NECESARIO ACTIVIDAD

Buen calzado, el lapiaz lo destrozará. Guantes para no destrozarnos las manos con el lapiaz y para los rápeles. Arnés con equipo de descenso, jumar, croll, arnés de pecho, pedalina, para remontar el techo de sa fosca, dos cuerdas de 40,  añadiría alguna más de 35 y una última de 12 metros por si tenemos que asegurar en los pocos lugares que hay, en la subida por la pared.

ESCAPATORIA

No es un barranco, pero es posible que al ver la pared por la que subiremos, nos demos la vuelta, tenemos la opción de hacerlo antes del primer rápel.

Si hemos llegado al techo de sa fosca, las opciones disminuyen, solo podemos salir de ahí bajando al torrente, en ese caso obligatorio neopreno.

EQUIPO UTILIZADO FOTOGRAFÍA

Canon 5d mkIII, Canon 24-70 f2.8 mkI

CONSEJOS

No es una excursión sencilla o difícil, es extremadamente complicada, por la verticalidad, por lo expuesto de la zona, por lo difícil que es orientarse al bajar y al subir de la brecha del torrente y por la técnica a usar, ya que deberemos estar familiarizados en remontar cuerda.

Evitarla en días de calor, la subida por la pared de enfrente se puede hacer muy sofocante.

Las torceduras de tobillos, tropiezos y cortes por carrizo y lapiaz, pueden ser más fáciles de lo que nos pensamos.

LUGARES DE INTERÉS      
      
Cerca de donde aparcamos está la excursión que sube al Puig den Galileu, al Massanella, Olla den Pastor y Rota den Negre, una excursión que coincide en el camino más corto de vuelta de sa Fosca, la propia Sa Fosca, el Torrente de Pareis, el Puig Tomir, desde Menut, el Barranco de Binifaldó, Barranco del Gorg dels Diners, que nos deja en la preciosa cala de Tuent, Barranco del Gorg de Sa Figuera, que acaba en el torrent de Paréis, Salt de l'aigo des torrent des Raco.



0 comentarios:

Publicar un comentario