jueves, 25 de febrero de 2016

4-De Newara Eliya a Nanu Oya y Ella.


Newara Eliya está 2 salpicada de casas coloniales inglesas. Unas carreteras bordean un campo de golf. Otras se introducen hacia la estación y el centro del pueblo. La vegetación está presente. Los autobuses llegan y se van llenándose de gente local sobre todo. Vemos algún grupo organizado de turistas que  parecen que están perdidos.

Hace frio y ha estado lloviendo toda la noche. Sigue lloviendo y salimos a dar una vuelta por la húmeda ciudad.

En la estación de buses nos informamos de la frecuencia hacia Nanu Oya que es dónde tomaremos el tren hasta Ella. Salen cada 20' así que no hay problema de conexión.

Fuera de la estación hay múltiples locales para fotografiar. Panaderías para degustar los dulces artesanos. En frente está la oficina de correos dónde pude leer que abrían a las 10, eran las 10:30 y seguía cerrada. El tiempo aquí se mide de otro modo. Menos mal que los autobuses y los trenes cumplen con su horario.

Pagamos nuestra cuenta en el hotel y fuimos a la carretera dónde los buses pasan dirección a Nanu Oya, que se encuentra a 15km de aquí. De camino se paró una furgoneta con tres chicos y nos ofrecieron llevarnos a la estación por 500 Lkr, nos pareció un bien precio y aceptamos. El bus no creo que nos hubiera costado más de 100 Lkr pero teníamos que andar unos 15' cargados y ese tiempo y ejercicio bien merecía pagar 5 veces más. Total, estamos hablando de pagar entre 5, 3€  o 62 céntimos.

A los pocos km de salir del pueblo la carretera estaba cortada. El terreno había cedido por la cantidad de lluvia caída y no se podía pasar. Teníamos 2h para llegar a la estación de tren., así que no había que ponerse nervioso. Salimos de la furgoneta y fuimos al otro lado para ver si había algún método de transporte que nos llevara hasta nuestro destino. Así fue, otra furgoneta nos hizo el transporte.

Al pasar por el terreno cedido impresionó ver las enormes rocas sobre la calzada junto con una masa considerable de barro. Una vez pasamos nosotros, la gente empezó a cruzar de un lado a otro, fue como si no se les hubiera ocurrido hasta vernos a nosotros.


La furgoneta principal no nos aceptó el dinero ya la otra le pagamos 300 Lkr, así que el contratiempo nos fue bien.

La estación de Nanu Oya tiene encanto fotográfico. Es una estación pequeña, tiene un edificio de hormigón con humedades, dividido por la oxidadas vías de tren que se introducen en una exuberante vegetación. Hay perros que descansan plácidamente y no se mueven hasta que aparece la máquina con los vagones. Los cuervos revolotean sin cesar. Están por todas partes y en grandes cantidades. Esto es algo que me sorprendió. En todas las ciudades había cientos de cuervos como en las película de Hiscot, Pájaros.


Las ardillas también están. Son más asustadizas que los anteriores, pero puedes verlas fácilmente.

Aparece el tren. Un poco retrasado, son las 13:45. Nos subimos a empezamos a disfrutar del paisaje. Es recomendable quedarse cerca de la puerta ya que desde aquí podremos realizar buenas fotos. Ambos lados tienen su encanto. Tal vez en el lado derecho tengamos más oportunidades de disparo.


En el camino en tren disfrutaremos del paisaje. La ruta va por la ladera de la montaña. En algunos tramos la vegetación se abre y nos deja tener una visión elevada sobre esta parte del país. La humedad y el olor a tierra mojada es una constante. A veces pasamos entre túneles dónde los locales aprovechan la oportunidad para chillar.


El trayecto dura poco más de 2h, suele ir lleno, así que si decidimos quedarnos en la puerta para hacer fotos o disfrutar del camino, después nos será difícil encontrar un sitio vacío. Si viajáis tres, tenéis la opción de quedarse 2 en los asientos en los que caben tres.


Si en Nuwara Eliya hacia frio, en Ella hace más. Es recomendable traer con nosotros algo de abrigo. Un forro polar fino o/y un cortavientos será suficiente.

Al llegar a la estación, no es necesario tomar transporte, Ella es una ciudad pequeña. Podemos caminar por la carretera hacia la derecha, pasar un puente por donde pasa el tren y llegaremos a la main road, la calle principal.

Nosotros nos hospedamos en un hotel que está en la carretera Kitelella, una vez pases la parada de autobuses, que según vienes de la estación de trenes, te queda a mano izquierda, a unos 50 metros, verás una cuesta de cemento que zigzaguea. Dos curvas más arriba está nuestra elección. Tiene vistas muy buenas de la zona y a lo lejos en la parte derecha, un salto de agua al que nosotros sin saberlo, llegamos en una corta caminata de 90'. Cerca de esa cascada está el camino hasta Ella Rock, otra elevada montaña de la zona. Al lado contrario esta el pequeño Adam's peak, que desde aquí está a 70' según nos indicó el chico del hotel.

Las habitaciones son limpias y disponen de mosquitera algo que se agradece ya que al contrario que otros países de Asia, no suele ser común.

Cenar aquí es una buena opción. El precio no es caro y las cantidades son exageradamente grandes. Pidiendo tres, comen cuatro.

En el pueblo podéis comprar comida en un supermercado, fruta fresca y pan del día. También hay atún en lata y tomates frescos.  Podremos abastecernos para nuestras excursiones por la zona.


Por la tarde y por la noche podemos tomar algo en un bar que se llama Chill. Precios  más bajos que en Europa y más elevados que en el país. Aún así  es un buen lugar para tomarse unas Lion o incluso unos cócteles como mojitos, piña colada o gin tonic. También es posible comer y cenar. La carta no es muy variada. 


Anterior                                 Inicio                                   Siguiente

0 comentarios:

Publicar un comentario