jueves, 10 de septiembre de 2015

3 días en Dublín, primer día.


Nada más llegar al aeropuerto, cogimos un taxi siguiendo los carteles indicativos. Tras pagarle 21€ entramos al hotel y dejamos las maletas.

La calle Talbot street está a menos de 1' de calle O'connell. Justo en este punto veremos en la acera de enfrente una oficina de información turística. Entramos a preguntar la mejor manera de llegar a Kilmainham Gaol, la famosa cárcel irlandesa donde muchos reos eran líderes que lucharon por la independencia de Irlanda.

O`connel street

Para llegar a la cárcel podemos tomar el autobús 40 o 123, ambos se cogen en O'connell y paran a 5' de la prisión.

En 20' llegamos a la parada y tras caminar 5' dirección atrás, primer cruce a la izquierda, y siguiente cruce izquierda otra vez.
Museo. Podemos pasar un tiempo viéndolo antes de la visita a la prisión.

La visita es aconsejable, a parte de la historia que tiene el lugar yo nunca había entrado en un lugar así. En este lugar convivían hombres, mujeres y niños sin separación alguna, había tal cantidad de presos, que en las diminutas celdas de 3x2 dormían o convivían hasta 8 presos, fuera, en los pasillos, se hacinaban los que no cabían dentro de las mismas.

La capilla.

El lugar tiene visitas programadas, hacen descuentos a estudiantes y el idioma del guía es en inglés.

Una de las celdas.

Hay un pequeño museo donde si llegamos antes, podremos pasar un rato hasta nuestro turno.

Patio de la cárcel.

Caminando unos 20' por la R839, girando a la derecha por la R111, izquierda por la Kilmainham Ln, seguimos hacia Bow Bridge, recto por Bow Ln W, izquierda hacia la R810 y alcanzar Echlin Street, llegamos a la Guinness Storehouse, atracción turística que me pareció excesivamente cara, 18€, así que no entré.

Cerca hay varios lugares donde disfrutar de alguna cerveza irlandesa, o no, a precios desorbitados por supuesto.


Si entramos por la Crane Street, calle que nos viene de paso al salir de la Guinness Storehouse, y luego giramos a la derecha por la Hanbury lane, la primera que nos encontramos, llegaremos a la St Catherine's church de 1769. Bonita iglesia de entrada gratuita y donde podemos colocar el trípode.

Interior de la iglesia de St. Catherine.

Al salir de la iglesia, giraremos a la izquierda hasta enlazar con Meath street, otra vez izquierda y llegaremos a Thomas street que se une con High street en lo que es el área medieval.

Esta zona podemos ver la catedral de Christchurch de 1036, Dublinia, los viejos muros de la ciudad de 1275, entre otros. Merece la pena pasear por sus viejas calles. Como anécdota os cuento que mientras paseábamos por unos callejones, un coche se acercó a toda velocidad. Resulta que eran policías secreta y nos informaron de que estábamos en   una zona muy peligrosa, después de enseñarnos la placa nos recomendaron que fuéramos a la calle principal. Durante los 50 metros pudimos ver algunas jeringuillas usadas por los rincones.

En este punto, si estuviéramos mirando el área medieval, detrás de la misma está el río, y después del río podríamos llegar al The Four Courts de 1785, sede del tribunal supremo de Irlanda, el alto tribunal de Irlanda y el tribunal central criminal de Irlanda, un edificio digno de fotografiar.

The four Courts.

Dando la espalda a la catedral anteriormente citada, si tomamos la Patrick street, R137, alcanzaremos el St. Patrick's Park y un poco después, la catedral de St Patricks de Dublín, otro lugar espiritual en el que si tendremos que pagar una entrada, 6€ a día de hoy, y lo bueno es que podremos usar trípode también.

Interior de la catedral de St. Patrick.

Parque de St. Patrick.


La vuelta la hicimos en bus hasta O'connell. En la misma calle del hotel, recomiendo cenar unos nuddles en un lugar pequeñito que casi hace esquina con O'connell.


Anterior                                 Menú                            Siguiente

0 comentarios:

Publicar un comentario