jueves, 14 de mayo de 2015

QUE HACER 3 DÍAS EN KUALA LUMPUR



Kuala Lumpur, la joya capitalista de Malasia, es una ciudad organizada pese a estar en Asia, donde podemos disfrutar de precios algo más bajos  que en España y bastante más caros que en su hermana Bangkok o su vecina Singapur.

Está a medio camino de Bangkok, asemejándose a esta por la cantidad de centros comerciales que hay, por disponer un ambiente similar y por los raíles aéreos que surcan la ciudad dando una visión moderna y vanguardista. A medio camino de Singapur por lo organizada que es, a diferencia de Bangkok, por sus limpias calles, en general, y sobre todo porque no te agobian vendiéndote objetos, simplemente puedes pasear sin tener que estar quitándote a vendedores de encima. Esto último con matices.

Llegamos a la capital malaya con un vuelo de Airasia desde Colombo, Sri Lanka. Después de disfrutar unos días en Sri Lanka y en Maldivas, tomamos la decisión de visitar Kuala Lumpur y tener una toma de contacto con este magnífico país, que aunque solo he visto la capital, creo que promete.

El vuelo desde Sri Lanka duró 2h y media. La diferencia horaria respecto a España es de 6h. Durante el vuelo con esta aerolínea no te dan anda de comer, es mejor comprarse algo antes si queremos ahorrarnos dinero.

COM LEGAR Y SALIR DE KUALA LUMPUR

Kuala Lumpur tiene dos aeropuertos internacionales, el Klia y el Klia 2. Este último es en donde aterrizan los vuelos operados por las compañías de bajo coste, como Airasia. Dista de la capital por unos 45km.

COMO LLEGAR Y SALIR DEL AEROPUERTO

Para llegar a la ciudad tienes varias opciones, nosotros al ser 3, nos salía más barato el taxi que el tren.

Tardamos 50’ en llegar al hotel con un taxi que nos costó 102 Ringgit, que a día de hoy 1€ son 4,14 Myr. No encontramos nada de tráfico, supongo que el trayecto puede variar bastante con alguna retención o atasco.

ALOJAMIENTO EN LA CAPITAL

Conseguimos una habitación triple por 100€ la noche en el Melia Kuala Lumpur. Desayuno incluido.

El Meliá Kuala Lumpur está situado en un lugar céntrico, a 20 metros de la estación de monorraíl de Imbi y a 4 estaciones de la estación KL Sentral.

A 1’ del magnífico centro comercial Low Yat Plaza, un paraíso de las compras tecnológicas. He de decir que allí no encontrareis cualquier aparato electrónico.

Low Yat Plaza.

El servicio es magnífico, eficiente, discreto y educado. La habitación amplia y limpia. Dispone de piscina, gimnasio y por las noches un tipo toca el piano en el bar de la entrada al hotel.

Supongo que se puede encontrar cosas más baratas, pero a nosotros nos mereció la pena.

PRIMER DÍA

Justo delante del hotel está el centro comercial  Berjaya Times Square, una imponente mole de hormigón con cristales donde deberían hacer una aplicación para móviles para poder situarse dentro del mismo y poder encontrar las cientos de tiendas que hay dentro. Por supuesto también hay oficinas de cambio de divisa, restaurantes y baños gratuitos, a diferencia de Bangkok, además de estar perfectamente limpios.

Para llegar a él subiremos por la escalera mecánica que también nos llevará a la estación del monorraíl de Imbi. Una de las cosas que más me sorprendió y no tardé en acostumbrarme fue que prácticamente a todos los lugares a los que tuviera que subir, disponía de una escalera mecánica.

El centro comercial que os puse anteriormente, el dedicado a la tecnología, está al salir del hotel a mano izquierda, tras andar 20 metros, entraremos por una de sus entradas.

Una de las cientos de tiendas del centro comercial.

Aquí lo que más podemos encontrar son móviles y tablets, carcasas para los mismos, baterías extra. Gopro tiene también su espacio aquí. Tiendas de fotografía donde poder adquirir objetivos, trípodes, mochilas, filtros, entre otras cosas. Ordenadores, software, enormes televisiones de 80”…

Desde el mismo hotel, si seguimos la acera que está cubierta por un techo hacia la izquierda, seguiremos recto, la acera nos guiará hacia la izquierda y otra vez a la izquierda, y en unos 5’ llegaremos a lo que se parece Time Square pero el de Ny o a Picadilli Circus en Londres, en versión pequeña. Pantallas de leds, música que sale de una cuadrado con leds y de unos 4x4 metros, apoyado por una arista, la tienda H&M presidiendo la zona. Giraremos hacia la derecha y pegaremos a una fuente. Más allá está el centro comercial Pavilion.

Todos los centros son enormes, difíciles de orientarse dentro, muchas escaleras mecánicas, y muchos pisos. Cientos de tiendas y restaurantes. Aquí encontraremos tiendas muy reconocidas y caras, como Tiffany, Gucci, Maximo Tutti y Prada entre otras. También está la tienda de Adidas, Asics, Crocs y Vans.

Algo que no entendí es que en los centros comerciales, a diferencia del aeropuerto, no había redes wifi abiertas. Todas eran de las diferentes tiendas.


SEGUNDO DÍA

Desde la misma puerta a la que hemos llegado, si antes de entrar vamos a la izquierda rodeando el edificio entraremos en una especie de boulevard que por las noches se anima bastante y donde hay un restaurante español donde poder disfrutar de comida española a un precio algo elevado, pero al fin y al cabo, estamos en Malasia y nuestra comida se paga por estos lares.

Seguimos y entraremos de lleno en un túnel con aire acondicionado que nos llevará directamente, tras caminar unos 20’ al acuario. Yo no entré, así que no puedo decir que tal es. Además de llevarnos a este lugar, si dejamos a nuestra espalda la entrada, giramos a la izquierda y caminamos unos 15’ llegaremos al hotel Traders, justo delante del Kuala Lumpur City Centre Park,  donde tendremos unas vistas interesantes de las torres Petronas, símbolo de la ciudad y lugar más alto hasta hace unos años que fue superado por la torre Taipei. También está el Simfoni Lake, un pequeño lago, aparentemente artificial que le da un atractivo extra al lugar.

Túnel para evitar el bochorno gracias al aire acondicionado.

En la cima del hotel Traders está el Sky Bar, según he leído y al verlo no me cabe la menor duda, es un lugar perfecto para tener unas vistas increíbles de las torres.

En el parque podemos disfrutar de un descanso a la sombra de los diferentes árboles que están por la zona. Hay agua para poder beber que emerge de una fuente con una forma parecida a una tarta nupcial. Un lugar donde los locales vienen a hacer deporte. Cerca encontraremos un parque para niños y un lago con una escultura de una ballena metálica.

Las impactantes Petronas.

Dentro de las Petronas hay… ¿lo adivináis? Pues si, otro  centro comercial. Esta vez de marcas para los más pudientes. Se puede atravesar y llegar a la parte delantera donde encontraremos tras pasar una carretera, unos chorros de agua que cruzan de un lago al otro del pequeño paseo.

Una de las tiendas del centro comercial situado en las Petronas.

Esta zona recomiendo recorrerla de día y volver por la noche. Si subimos al Sky Bar, la experiencia debe ser redonda. Volveré, tenía que dejar algo para la próxima vez :D.

Merece la pena recorrer la zona buscando diferentes vistas de las Petronas para poder fotografiarlas.

Exterior de las Petronas, lugar común para fotografiarse con las mismas.

Una vez hemos terminado aquí, podemos dirigirnos hasta la calle Petaling Street, el barrio chino de la ciudad.

Si habéis estado en Tailandia o Manhattan, este barrio es más bien turístico, pero merece la pena visitarlo aunque sea por comer en el Reggae bar.

Regae bar, no dudéis en comer aquí.

La parada de monorraíl más cercana a esta calle es Pasar Seni.

Antes de salir de la estación, y aún estando en las pasarelas aéreas, podemos llegar a la oficina de correos a adquirir sellos si, como yo, sois de los que todavía enviáis postales.


TERCER DÍA

Nosotros decidimos ir a ver las cuevas Batu, situadas Gombak. Un lugar donde se alberga un templo hindú, el más popular fuera de la India.

La manera más fácil de llegar en tomar la línea 2 en la estación KL Sentral.

Saliendo de la estación KL Sentral.

Tras estar poco más de 30' dentro del tren, llegaremos a nuestro destino, eso sí, habremos pagado la friolera de unos 60 céntimos de euro por el trayecto :D.

Nada más bajarnos oleremos a incienso. Veremos gente vestida con trajes coloridos típicos de la india. En 5' llegaremos al principio de la gran escalera que tras sudar un poco, nos dejará a la entrada de la cueva. Antes habremos visto las enormes estatuas pintadas de los dioses.

Perfectamente podríamos decir que estamos en la India.

Al leer algunos textos por internet diciendo que había que tener cuidado con los cientos de monos que por el templo andaban, me di cuenta al llegar que ya no estaban, no vimos ni uno solo.

La enorme cueva tiene un agujero en lo más alto, hay varios altares, uno a izquierda, justo al final de las escaleras de bajada, y otro a la derecha a media subida de las mismas escaleras.

Las largas escaleras abarrotadas de gente.

Volveremos a subir para llegar a unos lugares donde hacen ofrendas los hindúes.

Se puede entrar con trípode, la entrada en gratuita, lo único que debemos hacer es respetar el no entrar con pantalón corto y los hombros descubiertos.

Unas cuevas turísticas.

Arriba hay para comprar recuerdos, más caros que en otros lugares.

De vuelta a la capital podemos parar en Masjid Jamek si vamos en Lrt o en Masjid Jamek si vamos en tren a visitar algunos lugares fotogénicos como el Bangunan sultan Abdul Samad, en la calle Jalan Raja, un edificio situado en la plaza Merdeka y su nombre proviene del sultán que reinaba en Selangor cuando comenzó su construcción.

Edificio del sultán.

Muy cerca y más hacia Petaling street, veremos la gran torre Pejabat Pos Besar Kuala Lumpur. Si seguimos la calle Jalan Raja hacia la izquierda, de espaldas al edificio del sultán, llegaremos a Masjid Negara, la mezquita nacional.

Si en vez de ir a la izquierda, vamos a la derecha y giramos por la calle Jalan Tun Perak, en el segundo callejón hay otra mezquita de entrada gratuita, no recuerdo el nombre pero merece la pena una visita. Está justo al lado de la estación Lrt Masjid Jamek.

Lástima que cuando fui estaba en obras.

En la calle Jalan Tun Perak, hay una carretera elevada, si la cruzamos hacia el lado contrario de la mezquita que os comento, daremos de lleno con lo que parece little India. No dejéis de degustar sus dulces, además de baratos, son buenísimos.

Esperando a que pare el monzón en little India.

Callejear por la zona será interesante para captar buenos momentos.


¡Un saludo!

0 comentarios:

Publicar un comentario