jueves, 5 de febrero de 2015

8 - Disfrutando de Khao Lak



Al día siguiente cogimos un taxi para llegar al aeropuerto de Don Muang, el segundo aeropuerto más importante de Bangkok y el usado para los desplazamientos domésticos.

Nuestra destino era Khao Lak, que llegaríamos en una furgoneta desde el aeropuerto de Krabi.



Al comprar los billetes, como Khao Lak no tiene aeropuerto, has de fijarte que te llevan en avión hasta Krabi y después en furgoneta hasta el destino. En teoría tenían que ser dos horas de carretera, que se convirtieron en 4h, haciendo una pequeña parada de 15' para recoger a más gente en el camino.

Una vez llegamos a Khao Lak nos saltamos nuestro hotel, que estaba en una travesía de la carretera principal Thanon Phetkasem. Esto es algo a tener en cuenta, como solo hay una carretera, la misma furgoneta te puede dejar cerca de tu hotel. A nosotros nos costó 200THB el trayecto de 5' hasta el hotel.

En Khao Lak nos dimos otro capricho y nos alojamos en el Kaolak Yama Resort, un espectacular lugar alejado del ruido y poco concurrido. Hay disponibles una especie de chalets de dos plantas, bungalows, o unas villas con piscina y aparcamiento privados donde alojarse.

Panorámica de la piscina.

Nosotros elegimos el bungalow, con terraza donde disfrutar de la tranquilidad, que nunca usamos ya que prácticamente todo el complejo estaba a nuestra disposición.
La habitación es extremadamente grande, con un aparato de A/C, varios muebles, mesillas de noche con luz independiente, una tv, un armario, caja fuerte y un baño con un plato de ducha de 2 m2

Khao Lak es un pueblito en la costa oeste donde podremos disfrutar de bañarnos en las aguas del Mar de Andaman. Tiene zonas realmente turísticas, sin llegar a ser como su vecina Phuket. Se respira un ambiente relajado, su calle principal de dos carriles para cada sentido nos servirá para alejarnos tanto hacia el norte como para el sur a buscar lugares realmente tranquilos y solitarios.

Una de las preciosas playas solitarias.

Nosotros alquilamos una moto y recorrimos la línea de la costa hacia el sur y hacia el norte en los días que estuvimos en la zona. Para ambos lados tenemos playas en las que pudimos estar totalmente solos sin más compañía que los árboles y la arena. Cualquier camino que sale del asfalto hacia la costa, nos puede llevar a un rinconcito espectacular donde pegarnos un chapuzón y relajarnos al sol o a la sombra.

Otra más.

Aprovechando que estamos en la costa oeste, recomiendo disfrutar de los atardeceres viendo el sol meterse en el mar.

Una playa situada en el mismo pueblo y donde la mayoría de los turistas se quedan, es un buen lugar para disfrutar la última hora de luz del día y fotografiar el atardecer.

Espectaculares atardeceres.

Por las noches en Khao Lak montan un mercado algo turístico pero que vale la pena pasearse por él. Podremos disfrutar de la comida recién hecha, comprar algunos suvenires o simplemente disfrutar del ambiente relajado.


En Khao Lak sirve de base para acercarnos al Parque Nacional de las islas Similan. Según leí, un magnífico lugar para bucear. El precio que tenía que pagar para ir a las islas me pareció abusivo, así que no me acerqué, seguí recorriendo la zona con la moto alquilada.

Anterior                                 Índice                               Siguiente

0 comentarios:

Publicar un comentario