jueves, 7 de agosto de 2014

16 – Hasta Dhunche y más allá!!!!


Me levanto, no me quito ni el gorro, hago cuatro fotos y me pongo a desayunar. Tengo un dedo gordo de la mano que creo que está congelándose, no me asusto porque creo que es solo sensación, no está morado, así que por ahora todo bien.

El lago por la mañana con el manto de nubes cubriéndolo.

Me estoy acabando el “hot chocolate” y el dedo sigue igual. Me lo tendré que meter en el …espero que no, jajaja.

Estoy muy cansado, muy mala noche. Singe me mira y empezamos a bajar.

El día de hoy está malo, el sol ha salido porque es su hora de fichar pero está detrás de las nubes, nubes espesas que no dejan pasar casi ni la luz. Los lagos se han helado más de la mitad.

Ponemos la directa y confío en que mis rodillas no me fallen, no pueden hacerlo, tengo que bajar de aquí, la cosa no pinta muy bien que digamos, no por peligro, por frío, me temo que será peor que ayer.

Una de las cosas más espectaculares a esta altura es poder estar sobre las nubes.

Estamos a 0º C, el sol sigue escondido, me fijo cuando llegamos a los templos y Langtang tiene sol. La verdad que prefiero caminar con frío, en estas alturas, si hace sol, te hace sudar, pero el frío sigue siendo el mismo, así que por mi que no salga.

Mi infatigable porteador.

En 2:30 llegamos a Chandanbari, estoy cómodo, faltan 10’ para las 12:00, pienso rápido y le digo a Singe, ¿Bajamos hasta Dhunche? ¿Cómo lo ves? Me responde que necesitamos 3 o 3 horas y media, que nos da tiempo. Listo!!! Comemos y a las 12:30 empezamos a bajar los más de 1400 metros de pronunciada pendiente atravesando bosques espectaculares, supongo que igual que los anteriores pero para mi, saber que tal vez, y solo tal vez, esta noche podré dormir en una cama, no como dios manda, pero si más cómoda que la de esta noche, me da esperanza.

Detalle de la espectacular arista.

Tras comprar medio kilo de queso por 520NPR, 1kg cuesta 1000NPR, comenzamos la bajada.

Hay gente que sube por aquí hasta Gosaikunda, es de locos, mucho desnivel en pocos días, una pendiente pronunciada y lo peor, unas llamaradas de aire caliente que no se de donde salen. Durante la subida, solo hay una guest house para alojarse, y desde ella hasta Chandanbari hay un buen trecho.

La guest house bajando de Chandanbari.

Niebla en el húmedo bosque.

La siguiente guest house está justo donde se empieza a subir. Hasta el pueblo hay unos 40’. Si aún así os atrevéis a hacerla por aquí, es aconsejable dormir en esta primera o parar en la de la mitad si dormís en el pueblo.


En total han sido 2500 metros de desnivel negativo, y 5:30 parando unos 30’ para comer, pero hemos ahorrado un día de espera en el aburrido e incómodo Chandanbari.

Anterior                               Índice                       Siguiente

0 comentarios:

Publicar un comentario