jueves, 3 de julio de 2014

9 – de Syabrubesi a Lama Hotel – Trekking




6:30 suena el despertador. Me levanto y termino de hacer la mochila. Bajo a desayunar, Singe ya está abajo, junto al porteador, un tipo bajito, desaliñado y con ropas de mi abuelo (para que entiendas que no lleva ni plumas, gore-tex o cosas por el estilo). Pido un banana pancake y leche. Tengo sobres de cola-cao en la despensa y tengo que terminarlos. Pago la cuenta, 1730NPR por una comida, cena, desayuno y alojamiento. No lo encuentro caro. En frente del hotel compro dos botellas de agua de 1l cada una, 80NPR las dos.


A las 7:30 ponemos rumbo a nuestro destino. Hace frío, dentro de la habitación hemos llegado esta noche a los 11ºC, y fuera estamos a 5ºC. Tras 5’ de caminar llegamos a un control del TIMS, mi guía se queda realizando los trámites y me indica que siga al porteador, que no se como se llama.

Primer puente tibetano camino a Lama Hotel.

Pasamos un puente tibetano de tal vez 50m de largo y en seguida llegamos a una aldea con algunos lugareños que se están aseando. Si hubiera sabido que esta aldea estaba tan cerca ayer, hubiera venido, porque hay muchas posibilidades de tomar fotos. Desconozco si se puede pasar y volver atrás con el mismo TIMS, supongo que si.

Dejamos atrás una aldea. Son las 8:00,  parece que no hay nadie en la embarrada  y única calle. Las chimeneas humeantes me hacen pensar que deben estar dentro, pienso que es muy temprano para hacer nada en estos lares.

El incansable porteador hablando con una mujer.

Llegamos a otro puente tibetano, esta vez no lo cruzamos, nuestro camino sigue por el margen izquierdo de un enorme barranco.

La senda está húmeda, hace cómodo caminar, no ganamos casi desnivel. En seguida veo una jineta trepando por un árbol, según leí, se pueden ver animales salvajes como monos, ardillas, jinetas y el esquivo y nocturno panda rojo.

Gracias a otro puente, cruzamos a la otra orilla del barranco, no me quedó muy claro si el puente se llama Domen o es la pequeña aldea que hay un poco más arriba, en cualquier caso, ascendemos lentamente, ahora entiendo las 7h, casi no se gana altura.

Otro puente más que nos ayuda a sortear el barranco.

Seguimos bajo un bosque de árboles, entre ellos el preciado bambú, que usan para sus construcciones, entre otros usos. Dejamos el Namaste hotel guest house que está prácticamente pegado al barranco y continuamos.

Una merecida parada a recuperar el aliento.

La siguiente parada es Bamboo, donde también podemos alojarnos y por supuesto llenar nuestros estómagos. Hay un letrero que reza “Hasta Lama hotel, 4h, último lugar para comer” Paramos y pido un chocolate caliente, no tengo hambre, son las 10:45. Luego comprobaría que esto no es del todo cierto, hay más lugares donde comer caliente, si bien es verdad que ese lugar está a 20' de Lama Hotel.

Salto de agua cerca de Bamboo.

La temperatura no sube de los 6ºC, el barranco está en sombra y va a durar unas cuantas horas más, debe de haber zonas que en esta época no llega el sol.

Veo a mi guía que compra banderas de oración y por curiosidad le pregunto que le han costado, yo pagué 300NPR en Bakdaphur, él sin embargo paga 100NPR, la diferencia es que son las pequeñas, las que costaban 200NPR.

4h más y llegaremos a destino.

Las incansables mulas. Me sorprende ver por donde suben y pensar en como bajarán.

Empiezo a notar algo que me está pinchando en la cintura, en la parte de la espalda, toco y en seguida me acuerdo de la puta mochila, la compré en Vietnam y que en Ruanda ya me dio por saco, pero lo había olvidado. Es una hebilla que se clava justo en el hueso.

El camino es espectacular, las fotos no le hacen justicia. Todo es verde por la humedad, el musgo está en todas partes tapizando enormes y romas rocas.

Una de las pocas turistas con las que me cruzaría en mi camino.

Una vez dejamos el bosque, el sol hace acto de presencia, me quito la chaqueta porque me estoy cociendo, el suelo ha cambiado, ahora es polvoriento, cada vez que pasan mulas se levanta una polvareda por la que dejo de respirar. También hay vacas/toros  hibridas/os, resultado de una vaca y un yak. Alguno intenta atacarnos, pero con unos chillidos nos deja en paz, y menos mal, esos cuernos te tienen que atravesar como palo en pinchito moruno.

Vamos dejando diferentes lugares donde se ofrece alojamiento, Hotel Langtang view lodge, Briddhim y el Moon Light guest house. Aquí es donde mi guía me dice que nos hemos dado mucha prisa y que en 20’ llegaremos.

Justo 20’ y llegamos a Lama hotel. 6 horas, 1000 metros de desnivel positivo y unos 16km de distancia.

Mi porteador deja mi mochila en la habitación de madera, más bien son barracones separados por tablas. Hay dos camas, 3 ventanas y la puerta. Todo está muy polvoriento, en seguida mi alergia hace aparición y empiezo a estar congestionado, moqueando y me cuesta respirar. Otro día más que no voy a dormir bien. Solo conseguí dormir bien en Bakdaphur, el resto de noches, jodido.

Mi querida habitación en donde más tarde me daría cuenta que no estaba solo.

Pido unos espaguetis con todo, y todo es tortilla francesa, queso, tomate y vegetales. Los vegetales son unas tiras verdes que saben a rayos.

Singe me enseña la ducha, un cuartucho oscuro con un grifo. Según él, sale agua caliente, así que me voy a buscar mis cosas y me doy una ducha, fría como el hielo. Pienso, joder, ¿esto es caliente? ¿Cuando será frío? Me ducho tan rápido que casi el agua no toca el suelo y ya he terminado, salgo corriendo al sol, que al menos eso si, calienta bastante, según el reloj, 32ºC, no me lo creo, me da a mi que acumula calor por ser negro, pero la temperatura real no debe ser esa. Antes de salir me doy cuenta de que hay un termo, está detrás mía, por eso no lo vi al entrar, ¡la puta madre! Si que había agua caliente.

Paso la tarde disfrutando en Lama Hotel. Cojo mi cámara y me siento en una piedra recibiendo los últimos rayos de sol que bañan mi cara de ese color que le caracteriza a última hora de la tarde. Se acerca un anciano y me pregunta que de donde vengo, le respondo que de Syabrubesi, continúa diciendo de donde soy, de España, si tengo alojamiento, sí, un poco más abajo…ahora me toca mi, ¿Qué edad tiene? 78 responde él. Debe ser duro tener esa edad y estar a más de 6h del pueblo más cercano y a 1000 metros más arriba.

Niña de 2 años que cerró la puerta tras percatarse de mi presencia.

A las 18:00 ya estoy cenando, lo mismo que he comido, creo que vale 400NPR.

A las 19:00 intento hacer exposiciones largas pero el maldito intervalómetro no funciona, se ha acabado la batería, mierda. Un momento, el Suunto tiene la misma batería, lo desmonto y se la pongo al intervalómetro Yongnuo, y, sorpresa!! No funciona, la temperatura debe ser tan baja que no da señal de vida. No está todo perdido, tengo una aplicación en el móvil, DSLR Controller. Aunque está en estado beta y a veces se  cuelga, me funciona, pero no consigo nada decente.

Últimas luces que penetran en el valle de Langtang.

Le pregunto a Singe si es seguro ir a hacer fotos por el camino de noche, me responde que no. Empiezo a mosquearme con tanto peligro que no veo, no se si lo hacen por que es verdad o por que quieren crear sensación de inseguridad.



Mañana quedaremos más tarde, 7:30, la ruta es más corta pero hay más desnivel positivo, 1100 m.

Anterior                                Índice                           Siguiente

0 comentarios:

Publicar un comentario