jueves, 3 de julio de 2014

10 – Lama Hotel – Langtang




Esta noche ha hecho más calor que ayer. No se si porque la construcción es de madera y guarda menos el frío. He tenido que dormir con el saco, uno de marca Ferrino para temperatura confort +8ºC, el plumas y un térmica en la parte de arriba, y a media noche he tenido que quitarme el pantalón de plumas porque estaba empapado de sudor.

Cuando me he levantado me he fijado que cerca mía había trozos de papel y de tela. Al principio no lo he entendido, pero cuando he mirado al otro lado, he visto cerca de mi comida excrementos de ratones. Sí, esta noche he tenido ratones a menos de 40cm de mi cara. Se han comido algunas galletas, así que las he tenido que tirar.

Una comida, cena, desayuno, 2 aguas y el alojamiento con ratones me ha costado 2700NPR, la cosa va subiendo a medida que ascendemos.

El camino asciende suavemente, creo que no vamos a encontrar grandes rampas, eso es bueno, mi rodilla durante el camino de vuelta lo agradecerá.

Atravesamos bosques de rododendros, muy húmedo todo. El polvo ya no nos dejará hasta el final. Es un polvo muy fino, espero que no me manche el sensor de la cámara.

Mulas cargas con alimentos y utensilios para abastecer a los pueblos de arriba.

Vamos pasando casas de té, en alguna paramos a disfrutar del sol que nos calienta. Puedo ir perfectamente en manga corta y pantalón corto, eso sí, cuando se levanta un poco de brisa o nos metemos en la sombra, la cosa cambia, tengo que abrigarme en seguida.

Refugiada del Tíbet en su pequeña casa de té.

Seguimos paralelos al barranco, toda esta zona está llena de pequeños riachuelos que hacen aumentar el caudal. Se van viendo algunas cascadas.

Esta parte de la ruta es espectacular, ya se ven algunas cimas totalmente nevadas y encima tiene el aliciente de que hay decenas de casas de té que llevan refugiados tibetanos, realmente las mujeres, los hombres supongo que van a hacer la compra. En una casa de té en concreto, le pregunto a Singe que donde está el marido, me responde que está en Langtang trabajando. Menuda paliza tener que caminar 1 hora para ir a trabajar a la aldea. Me dice que a veces no baja.

Gran casa de té, supongo que en verano tiene que haber mucha demanda.

Hemos parado a una hora de Langtang, en una casa de té que la dueña era antes guía. He comido una ración generosa de pasta  con tortilla, verduras, queso y cebolla, con dos litros de agua, leche de yak por 800NPR. Cada litro de agua costó 200 NPR.

Señora posando para mi cámara. Por supuesto con permiso.

Puede ser buena opción quedarse en alguna de las casas de té anteriores o posteriores a Langtang, ya que en la temporada alta, los alojamientos están completos.

Seguimos nuestro camino y tras una suave caminata alcanzamos Langtang. Un pueblo con casas de piedra en medio del enorme valle donde merece la pena pasear sin rumbo y mezclarse con los lugareños.

Los atardeceremos en este pueblo son espectaculares.

Mañana nos toca 3 horas de caminar y después de comer subiremos al pico Kyanjin Ri.

Estamos bajo la atenta mirada de picos de más de 7000 metros.

Ahora estoy en el Tibetian guest house, una enorme construcción de piedra con baño en la habitación separado por una chapa de madera fina y un agujero para…para lo que ya sabes.

Por la noche vuelvo a salir con mi cámara a recorrer el lugar, el cielo está totalmente estrellado, que lujo poder estar paseando solo por este lugar.

Un lujo.



200NPR si quieres cargar la batería de algún aparato eléctrico.

Anterior                            Índice                          Siguiente

0 comentarios:

Publicar un comentario