viernes, 20 de junio de 2014

05 - Pashupatinath y Bodhnath



Esta vez si he que podido desayunar, no apagué el móvil. También he descubierto que el hotel no acaba donde me pensaba, tiene un enorme jardín con mesas alrededor.

El desayuno estaba compuesto por cereales, croissant, muffin, tortilla francesa con dos rebanadas de pan bimbo, mantequilla, mermelada, leche, cacao y zumo de naranja.


Antes de salir a buscar un taxi para que me lleve a Pashupatinath estuve charlando con el que lleva la información turística en el hotel. Me estuvo informando sin venderme nada, cuando le pregunté precio por un taxi me dijo que 400NPR y me consiguió uno, ahí está lo que me vendió, jajaja.

Monté en el minúsculo vehículo, un Suzuki Maruti, donde se había despegado el techo, el cual me daba constantemente en la cabeza. El asiento trasero estaba “adornado” con una alfombra.

En unos 20’ llegamos al templo hindú más importante de Nepal. Dicho templo está en la orilla del río Bagmati. El río Bagmati es el equivalente nepalí del Ganges, en la India.

Antes de llegar a donde se paga la entrada vi el precio, 1000NPR. Pensé si entrar o no, pero en seguida apareció un tipo, algo así como el que te coge la entrada, y me señaló la taquilla. Le dije que no quería entrar, y me dirigí sin saberlo a otra parte del templo, este me dijo que eso también era el templo, así que me vi en la obligación de pagar la entrada si quería ver algo del lugar.

En seguida que la pagué, apareció un guía. Le dije que no me interesaba un guía porque quería ver el lugar solo, el insistió mientras me seguía. A los 5’ le dije que  cuanto había que pagarle porque quería seguir solo. El tipo no entendía porque quería pagarle si no había hecho su trabajo, claro, mi mentalidad capitalista no pensó en eso. Al final estuve 2h con él.

Río Bagmati, con cremaciones típicas. Desconozco si realmente hay cuerpos bajo esas llamas.

Durante la visita se pueden ver encima de una especie de altares en la orilla del río los cadáveres amortajados preparados para incinerar. Mientras ocurre esto, las cenizas van cayendo al río donde había un hombre buscando entre el lodo monedas que según entendí, van tirando a modo de ofrenda.

Hombre buscando monedas en el río.

Por el lugar además de turistas, hay muchos hindúes, van con sus ropas de colores llamativos y algunos descalzos. Después de las ofrendas suben a la parte alta del templo a lo que denominan la celebración. A mi me pareció más bien un mercado. Había gente en la tierra tirados o sentados, con productos para la venta, algunas carpas para aliviarse del sol y gente paseando, nepalíes, porque turistas no vi ninguno.

Los puntos de interés son el templo de Pashupatinath, donde no podremos entrar a no ser que seamos hindúes. Si nos acercamos a la puerta veremos el ojete de un enorme toro color dorado. Según leí, tiene nombre, se llama Nandi y es el toro de Shiva, un dios hindú.

Muy cerca tenemos otro lugar llamado Panch Deval, un complejo de 5 templos que ahora se utiliza para dar cobijo a los más necesitados.

Atravesando el puente, si giramos hacia la izquierda y subimos unas escaleras, veremos al otro lado de la orilla, desde donde venimos, unas cuevas de yoghis. Los yoghis son los practicantes avanzados de yoga. 

Sadhus en Pashupatinath. Por unas pocas rupias puedes hacerte fotos con ellos.

Al final de mi visita guiada le pregunté al guía que cuanto se le solía dar  por sus servicios, me quedé helado cuando me dijo que 20 o 25$!!!! Le respondí que no, que yo soy español y no soy norte americano, vamos que no tengo tanta pasta. Me dijo que algo menos estaría bien. Cuando le di 500NPR, se sorprendió y me dijo que eso era muy poco, ni siquiera quería tocar el billete. Después de unos minutos explicándole que desde el principio quería ir solo y que fue él el que quiso venir conmigo entendió que no iba a pillar más dinero, así que cogió las 500NPR y tan amigos.

Pinturas en la misma ciudad.

Os comento que no es necesario ir con guía, a mi me pillaron de pardillo, tardo unos días en convertirme del país, jajaja.

Busqué a mi taxista, ya sabía que la cosa no me iba a costar solo 400NPR, porque yo quería ir a otra ciudad que está cerca de Pashupatinath, Bodhnath. Queda a algo más de 1,5km, se puede ir andando pero como el calor era tan sofocante, decidí usar mi vehículo particular y así hacer que mi taxista se ganara el pan.

Y tanto que se lo ganó, 1500NPR me sopló.

Me dejó en la entrada de esta gigantesca estupa. 200NPR y para dentro.

En el centro se encuentra la estupa de Bodhnath, con sus enormes ojos en las cuatro caras mirando como los turistas y los peregrinos entran a observarla. Alrededor de la estupa hay decenas de locales, restaurantes, tiendas de souvenires, lugares donde alojarse y tiendas donde comprar material de North Fake.

Desde el magnífico restaurante La casita, vistas estupendas de la estupa.

Por curiosidad pregunté el precio de una mochila de 30l, de calidad aceptable y costaba al cambio unos 15€, sin regatear.

Tras dar la vuelta de rigor a la estupa, siempre en el sentido de las agujas del reloj, entré por la única puerta, que está en el lado opuesto a la de entrada del recinto. Nada más entrar un tipo muy desaliñado me hizo acercarme a él y con su dedo me puso no se que en la frente, me hizo reverencias y acto seguido me pidió dinero. Nada, que no hay dinero y me dejó en paz.

Otra vuelta más a la estupa, observando las banderas de oración que están en sus cuatro esquinas, si hubiera, ya que es redonda.

Detalle de las banderas de oración.

Salí por donde había entrado y me dirigí a un restaurante que se llama La casita, por el nombre pensé que algún español tenía algo que ver y no me equivoqué.

Subí a la terraza para tener buenas vistas de la estupa y cuando abrí la original carta realizada en un álbum de fotos me di cuenta de que iba a disfrutar comiendo.

Pan con tomate y ajo, tortilla de patata, jamón ibérico, y un largo etcétera me abrieron el apetito. No es nada caro, y el servicio es sorprendentemente amable y legal. Una chica volvió del baño y al minuto apareció la camarera con un billete  preguntándole si se le había caído a ella, la chica respondió que no y la camarera no sabía que hacer con el dinero. La chica le volvió a repetir que no era suyo y la camarera bajo las escaleras con el billete en la mano.

Pedí dos pinchos de tortilla con pan tostado y tomate para comer y para beber un zumo de sandía, todo por 490NPR!!! Y por supuesto, todo buenísimo.

Al salir de la estupa lo hice por otro lado, un pequeño callejón cerca de la entrada principal. Si no queréis colaborar con la preservación del lugar, os podéis colar por aquí. En mi opinión, por lo que vale, no merece la pena.

Miseria en las calles de Bodhnath.

Busqué a mi taxista y me llevó al hotel, tras superar el loco tráfico de la ciudad.

El tráfico de Bodhnath.

Salí a caminar y encontré una oficina desde donde poder enviar paquetes. Entré a preguntar y el kg salía por unos 7,5$. Como Qatar ha subido el peso por maleta hasta 30kg, y Air Europa cobra 14€ por exceso de equipaje hasta los 32kg, no me sale a cuenta enviar ningún paquete.

Después de estar hablando con el tipo, resulta que hace negocios con gente de España. Les envía imitaciones de material de montaña. Me interesé por el tema y me ofreció ir a ver los talleres. Por supuesto acepté.

Nos montamos en su moto y nos dirigimos a no se donde porque es un caos de calles y callejones. En 5’ llegamos al taller, que es de su hermano y este me enseñó otro taller cercano donde se confeccionan las diferentes ropas. Quedé sorprendido lo fácil que me resultó poder entrar en un taller clandestino.

El ambiente era luminoso, había 6 máquinas de coser eléctricas en el piso superior, rollos de telas en las esquinas, chaquetas de North Fake acabadas en diferentes perchas que gustosamente me enseñaron.

No imaginaba que la calidad de estas chaquetas fuera tan alta, vi las telas, las plumas de relleno y algo parecido a una membrana, pero que solo impedía que el agua entrara, no que saliera el vapor de agua producido por nuestra transpiración.

Estuvimos hablando un poco de negocios y me volví a montar en la moto.

Por la noche probé el restaurante tailandés YinYang, no muy lejos del hotel, en el mismo barrio de Thamel. Está cerca de La Dolce Vita, unos metros más adelante en la acera de enfrente.
Tras subir al primer piso, no sin antes decirle a un tipo que no quería maría, me ofrecieron sentarme en una habitación a parte de lo que podría ser la sala principal, donde hay sillas y mesas para sentarse. En esta habitación te sientas en el suelo en unos cómodos cojines. Hay unas mesas bajas donde se sirve la comida y en el techo hay unos paraguas tipo sombrillitas que solían poner en los combinados en las zonas turísticas, pero en grande.

A esta habitación entras descalzo.

Cené curry massaman, por 530NPR, con un zumo de piña para beber por 160NPR y lo más barato fue un bol de arroz blanco por 35NPR!!!!

Anterior                          Índice                             Siguiente

0 comentarios:

Publicar un comentario