jueves, 12 de junio de 2014

02 - Destino, Nepal, con noche en Doha.


El vuelo hacia Madrid tiene retraso. Tengo margen de llegada, pero es un coñazo estar en el aeropuerto de Palma sin tener nada que hacer, tan cerca de casa pero tan lejos.

1 hora después de lo previsto, mi vuelo sale hacia la capital.



Algo que había olvidado es que Aena, al menos en Madrid, no recuerdo si en Barcelona también, ha empezado o empezó a cobrar 1€ por el uso de los carritos porta equipajes. Mi mochila iba forrada con el típico plástico film, así que me tocó acarrear como si un bebe fuera el bulto de 16kg y la mochila fotográfica a la espalda. Pensaréis que por que no cogí un carro. Pues tras mucho resistirme a pagar por algo que era gratis, la máquina expendedora de fichas, no aceptaba billetes, yo no llevaba monedas y las tarjetas me las rechazó todas.

Ahora me tocaba moverme de la terminal 2 a la terminal 4S, que es de donde salen los vuelos de Qatar airways.

Tras coger el autobús gratuito (de momento porque los carritos también lo eran) que me dejó en la Terminal 4, facturo y al satélite, de ahí la S después del 4. Un pequeño tren se encarga de ello.

El vuelo hace escala en Doha, es mi cuarta vez que aterrizaré allí. Pasaré una noche y al día siguiente seguiré volando hacia la capital de Nepal, Katmandú.

La llegada a Doha es normal, exceptuando que soy el único que se baja en la parte de llegadas, el resto siguen sus diferentes caminos.

Esta vez el visado lo hice a través de Internet, unos 20€ y te imprimes un papel con tú número de Visa.

La espera para atravesar el control se hace pesada, muy pesada y peor aún cuando me fijo y estoy en una cola lenta, lenta porque la persona que se encarga de “dirigir” a los turistas hacia las diferentes ventanillas faltó a la clase de matemáticas. La cola rápida tiene para ellos 8 agentes, y a veces 9, porque nos quita uno a la cola lenta, que tenemos 3.

Paso el control y saco dinero, 100 reales. Pienso que me bastará.

El primer tipo que me dice que me lleva, lo cojo, no estoy para buscarme la vida, además, si una limusina me costó hace 2 años 15€, este señor me lo deja por 10€-12$ o 50 reales. Aquí es donde me doy cuenta que los 100 reales que he sacado me van a venir justos como mínimo.

15’ y llegamos al hotel Kingsgate Hotel. Pago los 340 QAR y me dan la llave.

Es un hotel tranquilo, limpio y muy espacioso. La habitación que me han dado mide como 30m2, está provista de una pequeña cocina tipo americana. Microondas, nevera con frigorífico, mucho espacio para ropa, y por supuesto un estupendo baño donde sentarse en el trono casi me obliga a estar de puntillas, jajaja. Mido 175cm. La cama es de lo mejor, colchón bien duro y aproximadamente 180 de ancho de cama.

Espectacular habitación.

Zona de rascacielos.

En esta entrada tenéis información de que hacer en Doha.

Anterior                             Índice                               Siguiente

0 comentarios:

Publicar un comentario