jueves, 22 de agosto de 2013

Día 13 - De Hamennlinna a Helsinki. 130 km - 2 horas




  
La noche ha sido casi perfecta, a la orilla del río que atraviesa la ciudad, sin mucho tráfico rodado y el cantar de algunos pájaros, además teníamos wifi.


Antes de partir hacia Helsinki hicimos una parada en el castillo de Hamennlinna, parada obligatoria. Por una equivocación llegue a la parte trasera del mismo, la que da al río. Todavía hoy me alegro de haberme equivocado porque de otro modo no podría haber conseguido esta foto.

Castillo de Hamennlinna.

En este mismo lugar están construyendo nuevas casas que se integran con las liebres que corren a su antojo por las carreteras asfaltadas por las que se llegarán a los nuevos hogares.

Hay unas vías de tren que nos separan de nuestra perspectiva, encontrar un lugar para pasar no nos costara demasiado.

Me hubiera gustado pasar un día en esta ciudad, pero el tiempo no me lo permitió.

Conducí por las carreteras secundarias hasta la capital. A decenas de kilómetros de Hamennlinna el paisaje empieza a cambiar. Continúa la vegetación pero el rastro de las personas se va haciendo más evidente.

Tras equivocarnos varias veces y superar el tráfico de Helsinki, que no es más que en Palma, pero después de haber pasado casi dos semanas disfrutando de la carretera en muchos tramos solitaria, llegar a la capital se hace duro, conseguimos llegar al mar Báltico y dejar nuestra autocaravana bien aparcada y alejada del estrés circulatorio.

Ventanas preparadas para el frío invierno de Helsinki.

El día estaba nublado, probabilidad alta de que lloviera, una brisa que penetraba venía del sur. Nos pusimos a caminar y en menos de 30' llegamos al pleno centro de esta bonita ciudad.

El casco antiguo conserva el empedrado, eliminando cualquier posibilidad del feo  asfalto, dando un ambiente más antiguo.

Aquí encontraremos muchas tiendas donde acabar con el dinero que nos haya sobrado, si es que nos ha sobrado, cosa difícil por los elevados precios de cualquier cosa, hasta los relojes Suunto, marca finlandesa, son más baratos en España.

Restaurantes caros, de comida rápida, grandes almacenes, tiendas de moda se aglutinan en la calle Manneerheimvägen. El equivalente a la 5ª Avenida o Paseo de Gracia es Aleksanterinkatu, donde encontraremos H&M, Zara o los grandes almacenes Stockmann, tipo Corté Inglés en España. Dinero y pijerío se pasean por su interior.

En esta calle por donde circulan tranvías dirección este y oeste es común ver cochazos aparcados esperando a que la señora salga de alguna tienda con sus compras.

Más al este por esta misma calle toparemos con la magnífica y enorme catedral de Helsinki, una construcción encaramada en lo alto, como si de un pedestal se tratara vigilando la plaza de Senaatintori.

Catedral de Helsinki.

En esta entrada podéis leer en más detalle como disfrutar y que ver en un día en Helsinki.

Sillas cerca del pequeño paseo cercano a los barcos de recreo.


Suomenlinna, es la fortaleza que protegió la capital de invasores y a la que se llega mediante un ferry. Fue declarada por la UNESCO Patrimonio de la Humanidad. no se cómo le habrá afectado esta catalogación, espero que no haya sido como a nuestra querida Tramontana, que tras ser declarada Patrimonio de la Humanidad empezaron las prohibiciones, los permisos, los cobros por practicar cualquier deporte y la degeneración de la sierra por la masificación de turismo no controlado.

Anterior         Siguiente

0 comentarios:

Publicar un comentario