jueves, 22 de agosto de 2013

Día 12 – Sahalahti a Hameenlinna – 281 km – 5 horas






Al ser domingo ha estado todo muy tranquilo. Partimos a las 10:00 hacia Taulakylä para intentar hacer parte de la ruta 66, parecida a la de Estados Unidos, pero en Finlandia, jajaja.

La gasolinera de la ciudad no era asistida, y como ayer nos pasó que el surtidor no tenía gasoil, no quería arriesgarme a que se tragara el dinero y no poder recuperarlo.


Continuamos hasta el siguiente pueblo y encontramos una con wifi pero bastante cara, 1,554€/l. Tras poner 45€ partimos hacia el primer destino, Taulakylä.

A unos 20km de esta gasolinera hay un puente, el Aunessilta.

Puente Aunessilta.

Después del puente está el desvío por una carretera de tierra hacia Taulakylä. Esta elección fue porque a veces el gps nos lleva por una carretera transitada, no comparable con Palma, pero preferíamos ir, no se como llamar a estas carreteras, si unas son las secundarias…estas son ¿terciarias? Jajaja.

Son abundantes las casas con su canoas o embarcaciones pegadas al río o lago.

Tras meternos por la pista, el paisaje es espectacular, además la luz del día nos acompañaba, unas nubes finas nos reducían la cantidad de luz que nos llegaba y las sombras eran muy suaves, perfecto para las fotos.

Las copas de los enormes árboles.

Hay casas y pequeñas granjas durante el serpenteo de la senda, vamos viendo el lago Näsijärvi desde su lado este, que es el que llega a Tampere. Si continuamos hasta el final llegaremos a una enorme casa con cámaras de video vigilancia. La casa es espectacular, dudo que sea de un finlandés, porque había mucha seguridad en cuando a cámaras. Vale la pena disfrutar del camino y de los preciosos bosques que suavizan la luz del sol hasta que llega al suelo.

Después de disfrutar de este camino de poco más de 5km volvimos sobre nuestras ruedas. Menciono una cosa que me pasó muy curiosa. Paré en la carretera de tierra por donde había venido, salí a hacer unas fotos y dejé la puerta abierta, pues bien, en un momento me di la vuelta y un coche con una señora estaba intentando pasar, cosa casi imposible sin salirse, sin el mayor problema, ni un toque de claxon, ni un mal gesto o mala cara. Flipante.

Una vez salimos a la carretera de asfalto continuamos por la 338 hasta que enlazamos con la ruta 66 casi a la mitad. Unos 18km más adelante tomamos el desvío hacia la izquierda para ir al Parque Nacional Helvetinjärven.

En 7km llegamos al aparcamiento. Cargué con mi equipo y me puse a caminar por el interior del increíble escenario. Unas pasarelas de madera nos ayudan en algunos tramos a sortear las zonas húmedas.

Hay varias rutas que pasan por dentro de este PN. Está la Virrat a 4,9km y la Kuru a 30,5km entre otras. Yo me decidí a seguir la Helventinjärven que llega a un espectacular lago con una casa de madera con posibilidad de torrar.

El camino es suave, son 2km de andar por un terreno cómodo, enormes árboles y mucha vegetación, oiremos el sonar de los riachuelos que nos acompañará durante muchos momentos. Subiremos algunos tramos, no más de 7m y algunas pasarelas irán crujiendo bajo nuestros pies por nuestro peso.

Una vez bajados los 50m que hay hasta el lago y vueltos a subir, podemos seguir la ruta Kankimaji y así hacer una caminata circular.

Después de disfrutar de este paraje, el último lugar de naturaleza del viaje que visitaré, partimos hacia Tampere para hacer la preciosa carretera hasta Hameenlinna.


Esta carretera aconsejo hacerla por la tarde, si es de bajada, el sol lo tendremos a nuestra espalda. Si somos fotógrafos nos irá bien por la luz, iluminando las increíbles granjas, los campos de cosecha y las granjas, algunas porque otras quedarán en sombra. Si solo conducimos, también nos irá bien porque el sol no nos cegará.

Anterior         Siguiente

0 comentarios:

Publicar un comentario