lunes, 31 de diciembre de 2012

5 dias de safari en Kenia. Masai Mara.

Desayuno 8:30 y 9:00 partir hacia Masai Mara.

La carretera se hace pesada, son unas 6 horas de conducción. Volveremos durante 90’ sobre nuestro camino del día anterior hacia Nairobi. Comeremos sobre la marcha, que nosotros comimos en un lugar de carretera si se le puede llamar, asquerosamente malo. El chofer aprovechó para rellenar aceite del motor.

Las últimas dos horas son especialmente pesadas. La carretera deja de ser asfalto y pasa a ser de tierra, que al no llover es polvorienta y si no lleváis un vehículo con puertas y ventanas en buen estado se hace doblemente pesado. Con nuestro vehículo era como estar en una cantera.


En poco más de 6 horas de conducción llegamos al Olmoran luxury Tended Camp.  Check-in y game drive por la tarde.

Hay gran cantidad de ganado pertenecientes a los Masai. Los animales tienen que competir con las vacas por la comida en los límites del parque.

Después de registrarse en la entrada, basta el vehículo, empezaremos a ver diferentes animales con facilidad. Cebras, ñus, manadas de búfalos, elefantes, gacelas, impalas, jirafas.
El camino está en bastante mal estado, al menos al principio con socavones de más de 40 centímetros. Otra vez tendremos suerte porque en este game drive, al ser por la tarde, el sol nos quedará en la espalda en la mayor parte del viaje, y por la hora, otra vez la mejor luz. A la vuelta el sol lo tendremos de cara, pero como la luz habrá disminuido considerablemente con un tele 300 f2.8 e ISO 4000 nos vendrá justo para no trepidar la fotografía, así que disparar a la ida y dejar la vuelta para observar con el ojo fuera de la cámara.

En mi opinión preferí salir por la tarde porque a diferencia de por la mañana, a igual luz, los  animales están más activos por al atardecer, por la mañana hay buena luz pero los “pocos” que están, están medio dormidos.

El siguiente día es un día completo, desde las 7:30 hasta las 18:30, aunque a nosotros nos dejaron a las 15:30, otro regalo más de Lucy W. Njaaga y Planet Safari.

Esta mañana llegamos hasta el río Mara, Mara river. Durante el camino pudimos ver miles de ñus en grupos enormes pastando por las llanuras del parque, también en fila dirigiéndose a otros pastos o hacia el río Mara.

Me pareció curioso poder ver a cebras, ñus, impalas, jirafas, antílopes pastando juntos. Realmente no son peligrosos los unos a los otros. Los elefantes iban en manadas con los enormes adultos y los “pequeños” bebes comiendo a su paso. Otra cosa que me pareció diferente al safari que hice en Tanzania en el 2005, fue que estos elefantes eran más asustadizos.
Hubo una vez que nuestro coche les cortó el paso, el camino pasaba por la línea imaginaria que marcaba su dirección, siguieron su paso constante pero con cierta cautela, al pasar y andar unos 50 metros, otros dos coches cortaron esa línea imaginaria por otro camino y acto seguido salieron en estampida hacia nosotros.

Manada de elefantes en el Masai Mara. Panorámica, canon 24-70 f2.8

Los impala, las cebras y los ñus, en general son asustadizos, muy diferentes a Tanzania.

Cuanto más nos alejemos de la entrada más cantidad de animales veremos, aunque para verlos no es necesario irse muy lejos. Los paisajes que hay a 2 horas de la entrada son geniales para panorámicas, las nubes forman junto con las llanuras bonitas imágenes.

Tuvimos suerte de poder ver a una leona con sus dos cachorros, lo malo es que había vegetación y fue imposible sacar una foto decente. Sin embargo vimos a un ejemplar de león esbelto, con el pelo limpio que acababa de comer parte de un ñu, a la sombra de un árbol.

Canon 300 f2.8 IS .

Pudimos ver desde el coche un lagarto que corría que se las pelaba, no pude saber cual era. Una tortuga de tierra que cruzaba tranquilamente el camino. Águilas y los buitres están volando y no nos costará verlas, más difícil será fotografiarlos.

Por el camino iremos viendo esqueletos de animales, búfalos, ñu o cebras, algunos con carne todavía, supongo que por recientes, y otros perfectamente limpios por los carroñeros.

Aunque no pude plasmar con la cámara ninguna águila en el Masai Mara, si que pude hacerlo con un grupo de buitres que se daban un festín con un ñu muerto. Pude observar como los buitres más fuertes no dejaban comer a los más débiles. El débil intentaba una y otra vez acercarse a la carroña pero el fuerte lo expulsaba sin cesar, hasta que el más débil se cansaba, se armaba de valor y avanzaba decidido y expulsaba al fuerte.

Carroñeros apurando el festín. Foto realizada con el canon 300 f2.8 IS.

El día no pudo ser más gratificante, vimos todo lo esperado, manadas de elefantes con su paso silencioso, preciso y efectivo, zorros en su madriguera, un león y una leona con sus cachorros, manadas de búfalos, jirafas, impresionantes grupos de ñus con decenas de miles de ejemplares, cientos de cebras pastando con los ñus, impalas, gacelas, águilas, buitres dándose un festín, hipopótamos, cocodrilos, y un sin fin de aves.

En el río Mara me sorprendió ver más de una docena de hipopótamos  tumbados en un claro en medio del río junto a un cocodrilo a menos de 6 metros de distancia. Supongo que tanto uno como otro se respetan mutuamente.
Con un buen tele podréis retratar a los pajarillos que están en los lomos de los hipopótamos, nosotros los tuvimos a unos 15 metros de distancia y con una elevación de unos 7m. Durante el tiempo que estuvimos parados en el río, unos 20’, no pudimos ver cruzar a ningún ñu el río Mara. Supongo que si nos hubiéramos quedado las 3 horas que el guía nos hizo perder por llegar antes al hotel, hubiéramos tenido más oportunidades de ver algo, o al menos, disfrutar de un momento de tranquilidad y silencio por tanto traqueteo con la van.

Hipopótamos en el río Mara. Canon 300 f2.8IS, duplicador canon 2x MKII.

El siguiente día decidimos descansar por la mañana, por culpa de la maldita van que nos hizo pasar un día de perros, con el ruido, el polvo y lo poco confortables que eran los asientos. Te clavabas los muelles por culpa de la inexistente espuma.

Por la tarde salimos para hacer otro game drive. Lo mejor de estas salidas cortas es que tienes la mejor luz para fotografiar el paisaje y los animales.

Todo un día de safari es duro y puede llegar a ser monótono al parecer siempre lo mismo. Lo ideal sería poder conducir uno mismo por el parque, pero es algo complicado por el alquiler del 4x4 y será más caro si sois dos personas. Aconsejo no hacer más de dos días en el mismo parque y no más de 4 días de safari cambiando de parque.

Es esta web tenéis información sobre los parques nacionales, mejores fechas, e incluso hay tracks para moverse por los parques con nuestro vehículo.

El Olmoran luxury Tended Camp es un lugar espectacular. Cuando entramos en las cercanías ver la cantidad de bolsas de plástico, basura y suciedad que hay por la zona nos quedamos bastante disgustados. Parecía la versión extrema de Son Banya, un poblado chabolista de Palma. Pero después de conducir unos 5’ por una camino para 4x4 y entrar por la puerta del tended camp, vimos que era un vergel en el desierto.
De la vegetación desértica pasamos a ver flores, césped, árboles que proporcionaban mucha sombra, todo limpio, perfectos acabados, seguro que algún europeo o americano es el dueño o trajeron trabajadores de algunos de estos dos continentes, sin menos preciar a los de Oceanía.


Tienda para una o dos personas. Detrás del cabecero está el baño perfectamente acondicionado. Foto realizada con el canon 16-35 f2.8 MKII.

Nada más llegar te dan una toallita húmeda caliente para que te asees en la medida de lo posible, un zumo y los papeles para hacer el check-in. Acto seguido te invitan a un té, café o chocolate y después de hacen un briefing para explicarte como va el lugar.

Las horas de luz y de agua caliente están reducidas a unas horas en concreto, por la mañana y por la tarde. Hay unas huellas en el suelo que es por donde has de caminar, y evitar salirte. Te indican los horarios de desayuno, comida y cena y te dan la llave de la habitación a la que te acompaña alguien y te explica todo lo de la tienda o del lodge, según tu elección.

El ambiente es agradable, tranquilo y relajado. El personal atento y educado, con algunas limitaciones. Por las tardes ponen a partir de las 16:30 té, café y chocolate caliente gratis para la hora del té. Que Kenia hubiera sido colonia inglesa hace casi 50 años se nota.

Una de las tardes, a las 17:00 no estaba puesto el tinglado del té, solicité al camarero un chocolate caliente y me dijo que hasta las 19:00. Pensé que el día anterior fue a las 16:30 pero me dio igual, le pedí que quería uno y que lo pagaría, me siguió indicando que a las 19:00, a lo que continué explicándole que me parecía bien, pero que quería uno y que lo pagaría. Siguió diciendo que a las 19:00 y que es gratis…lo di por imposible. A los 45’ me sacó todo el tinglado y me dijo que ya tenía chocolate…no consigo encontrarle una explicación.

0 comentarios:

Publicar un comentario