lunes, 31 de diciembre de 2012

5 dias de safari en Kenia. Lago Nakuru y Naivasha



Como no todo iba a ser malo, el safari fue increíble, aún usando la maldita van que nos provocó dolores de cabeza, problemas respiratorios y disgustos, conseguimos disfrutar de nuestros días de vacaciones en Kenia.

Pelícano tomando el vuelo en el lago Naivasha. Canon 300 f2.8 IS.


Después de 2 horas y media llegamos al lago Naivasha, Naivasha lake, donde por 25$ por persona te dan un paseo en una barcaza de 7 plazas. Si no cubrís esas 7 plazas no pasa nada, la barca es para vosotros solos, tanto si sois 7 como si sois 1. Si sois uno, no dejéis que os metan con más gente.

La barca es de fibra, aproximadamente de 1,5 metros de manga y 7 m. de eslora. El “capitán” va sentado en la popa manejando el motor, un fuera borda. Los pasajeros van sentados a filas de a 2, menos uno que va en proa en el centro. Este es el mejor lugar para tomar fotos.

Aves acuáticas en el lago Naivasha formando un volar inverso con sus alas. Canon 300 f2.8 IS.

Cuando hice el paseo no entraba agua, solo algunas salpicaduras que con el sol que hacía casi ni llegaban a mojar la ropa de verano y menos la mochila de fotos. El lago estaba plano.

Merece la pena hacer el viaje. Pudimos ver pelícanos, cormoranes, garzas, águilas pescadoras, hipopótamos a menos de 6 metros, aunque solo las cabezas, y un sin fin de aves. Después de unos 60 minutos te llevan a desembarcar a una zona donde podrás ver cebras, ñus y gacelas que están en una zona restringida. En el Masai Mara veréis a estos herbívoros hasta aburriros.
En unos 20’ vuelta a la embarcación y seguir navegando por el lago.

La visita dura unos 120’ aproximadamente. Las barcazas llevan algo de pescado y si tenéis suerte veréis como las águilas pescadoras los cogen con un majestuoso vuelo.

Águila pescadora con su "presa". Canon 300 f2.8 IS.

Después de esta parada y una hora más de camino llegamos a la entrada al Nakuru lake. Tener cuidado con los babuinos, nuestro chofer cometió el error de dejarse una ventana abierta y nosotros sin saberlo bajamos de la van a estirar las piernas, un babuino aprovechó para entrar por la ventanilla y registrar nuestras mochilas, con la suerte que de casi nos tira una cámara con el 70-200 f2.8 al suelo.

Después del trámite de entrada al parque, y sufrir los baches durante más de 15 km hasta el NakuruLake Lodge, hicimos el check-in en el lodge, comimos y empezamos nuestro primer game drive.

Un game drive no es más que una excursión en coche localizando animales por los caminos del parque. Se pueden hacer por la mañana justo al amanecer o por la tarde, justo un poco antes del atardecer.

Las pistas estaban húmedas por la lluvia que había caído minutos antes, durante nuestro camino al lodge y durante nuestra comida, así que nos libramos del polvo. El paisaje es espectacular, zona de bosque húmedo con babuinos por los árboles que bajan y cruzan los caminos, rinocerontes negros comiendo por los lodazales, jirafas, búfalos, cebras, impalas, gacelas e incluso leones pudimos ver.
Aunque lo mejor de este sitio es un increíble lago donde hace años venían miles de flamencos. Ahora se ha reducido la población bruscamente por la contaminación y vertidos de la que es la cuarta ciudad de Kenia, Nakuru.
Aún así, disfrutaréis viendo pelícanos, garzas, flamencos y como haréis el game drive por la tarde (nosotros empezamos a las 16:30 y acabamos a las 18:30, al anochecer) la luz será ideal. Además tendréis la luz del sol a espaldas vuestra. Yo tuve mucha suerte porque llovió, que limpió la posible contaminación del aire, y salió algo de sol para iluminar las diferentes aves. Un lujo.

Pelícanos a última hora en el lago Nakuru. Canon 300 f2.8 IS.

No nos costó ver rinocerontes, una pareja de madre e hijo, que comían por un lodazal,  ni tampoco 2 leones con melena y una leona. Así que creo que puedo asegurar que los veréis sin problemas.

Pareja de rinoceronte negro en el lago Naikuru. Canon 300 f2.8 IS.

El Nakuru Lake Lodge es una pasada. Tiene habitaciones individuales en perfecta armonía con el lugar. Son de piedra con el techo adornado de vegetación seca, con placas solares. Son bastante amplias, diría que de unos 25 metros cuadrados, con una cama de 2 metros con mosquitera, techos altos con vigas vistas, un ventanal por donde ves parte del parque y una terracita con sillas en las que podrás sentarte a tomarte algo mientras disfrutas de tu descanso después del sufrido día de tanto bache. El baño es genial, amplio, con toallas y agua caliente. Un lujazo de sitio. Tiene acceso a Internet bastante caro y solo en el bussines center. Una hora 1200 Ker, casi 12€. Hay piscina

Habitación del lodge. Enfrente de la cama hay un ventanal enorme para poder ver bien el P.N. Canon 16-35 f2.8 II.

Hay unas habitaciones que dan al interior del lodge y otras que dan hacia el nordeste, con vistas increíbles, aconsejo solicitarlas si se puede. A partir de la 130 hasta la 115.

Justo delante de la piscina hay una charca donde algunos animales vienen a beber por la mañana y por la tarde. Con un 70-200 te vendrá genial.

A la mañana siguiente, a las 6:30, siguiente hicimos un game drive para aprovechar las luz del amanecer. También tendremos suerte con la luz, porque iremos a otra parte del lago y la luz nos dará de espalda. Flamencos, pelícanos, garzas, y un sin fin de aves posarán delante de nuestra cámara. Desde nuestro vehículo podremos fotografiar a nuestro antojo.

Además también podremos ver búfalos, babuinos, rinocerontes, leones, gacelas, impalas…

Un tántalo africano en plena maniobra de aterrizaje. Canon 300 f2.8 IS.

Anterior Índice Siguiente

0 comentarios:

Publicar un comentario