martes, 30 de octubre de 2012

Ceremonia del salto del toro, Bull jumping - Ukuli Bula




Los Hamer, tribu que vive en el lado oriental del valle del Omo en Etiopía, celebran esta ceremonia durante sus fiestas más significativas y es cuando los jóvenes casaderos tienen la oportunidad de elegir pareja.


CONOCIENDO A LA TRIBU DE LOS HAMER

Esta tribu africana cercana a la frontera con Kenia viven de la agricultura y el pastoreo básicamente. Se diferencian del resto de las tribus etíopes por su elaborados peinados,  las mujeres adornan su pelo con una mezcla de arcilla color rojiza y grasas de animales, sus collares de bolitas de colores, las marcas causadas por las diferentes ceremonias como la del salto del toro, y por la cantidad de abalorios, sobre todo las mujeres, que adornan su cuerpo.

Mujer hamer.

Los Hamer son polígamos, para las mujeres es una ayuda que su marido se case con más mujeres, porque estas podrán ayudar en las tareas que tienen asignadas.

Mientras el hombre se encarga del ganado, las mujeres cuidan los campos, recogen la cosecha, mercadean, cocinan, cuidan de sus hijos los cuales puedes ver colgados de la espalda de la madre en cualquier ocasión, ya sea andando al mercado, cosechando o haciendo cualquier cosa.

Es normal que las mujeres deseen tener hijas en vez de hijos, estas ayudarán en el día a día, ellos sin embargo, cuidarán el ganado.

LA CEREMONIA

Esta ceremonia es la más bestia que he podido observar, no es para todos los públicos.

El salto del toro, o bull jumping en inglés, se celebra cuando los jóvenes dan el salto de la pubertad a la madurez.

La ceremonia dura tres días y es en el último día cuando la ceremonia llega a su clímax.

En cada ceremonia un joven es el protagonista. Para poder elegir esposa ha de pasar una prueba. La prueba consiste en saltar un número de vacas y toros puestos paralelos de un lado hacia otro. Una vez llegado al extremo contrario puede hacer el recorrido inverso, cuantas más veces lo consiga, más respetado será.

Joven hamer antes de la ceremonia

Inicialmente se saltaban 30 vacas. Supongo que hoy día no es tan fácil conseguir esa cantidad de vacas y el día que lo pude observar saltó 10 vacas.

Si el joven Hamer cae durante su recorrido se considerará un símbolo de mala suerte, no podrá casarse con ninguna mujer Hamer y estará marcado por su desgracia.

Antes de realizar la prueba el chico Hamer  es desnudado completamente, rodeado por los hombres y el brujo del poblado, mientras este le tira unos huesos y le augura su futuro.

Preparándose para el inicio del salto.

Hasta aquí no es del todo sorprendente. La peor parte, desde el pensamiento de un europeo, se la llevan las mujeres de la tribu.

Las mujeres de la familia de la mujer a la que opta el joven hamer, demuestran a base de recibir latigazos de algunos hombres, que esa familia es fuerte, son una buena familia y la pretendiente trabajará duro. Algo indispensable para una familia hamer.

Como para los hombres de la tribu no es agradable golpear a sus mujeres,  el poblado trae a otro hombre de otra aldea para esta tarea.
Las mujeres provocan al hombre, bailándole delante, empujándolo, insultándole para conseguir que este las golpee con una rama de 1,5 metros fina y verde de árbol.

Secuencia de provocación. Incluso llega a intentar arrebatarle la fusta.

Os podéis imaginar las cicatrices que puede dejar ese latigazo. Las espaldas de las mujeres están completamente en carne viva. En las marcas producidas por la fusta cabe un dedo de ancho. Es impactante ver como durante los latigazos la cara de la chica azotada no hace ni una mueca de dolor, no cambia su expresión, simplemente aguanta.

Detalle de las marcas.

Cuando se cansan de recibir los golpes, las mujeres forman un coro y se ponen a bailar, cantar y a tocar una especie de corneta con forma de cuerno. Bailan formando un circulo dando vueltas y a cada rato dan saltos, golpeando el suelo enérgicamente. Puedes notar bajo tus pies el suelo temblar como si de un seísmo leve se tratara.

Bailan, cantan y tocan música con una especie de cuerno.

De vez en cuando algunas salen del circulo para beber un brebaje producido por ellos, una especie de aguardiente que no probé por consejo del guía local. Algunas salen del circulo para provocar al hombre de la fusta, todavía no han tenido suficiente.

El resto de mujeres van sirviendo el brebaje a los hombres. A las mujeres con heridas en la espalda les untan una especie de mantequilla para curarlas.

El azote se produce durante toda la ceremonia incluso hasta segundos antes de que el chico salte los toros.

IMAGENES

Mujer hamer durante la ceremonia.

Merecido descanso después del baile.

Jugándose su matrimonio.

Siempre pensaremos que es una manera de maltrato o abuso hacia la mujer. Tendemos a pensar que la vida bien llevada y justa es como la que tenemos en nuestro hogar. No entendemos el latigazo y el gran esfuerzo que realizan las mujeres mientras que las tareas del hombre son extremadamente ridículas en comparación. ¿Nos hemos plateado alguna vez que ellos pueden pensar lo mismo de nosotros? ¿Significa que las minorías están equivocadas? En mi modesta opinión, siempre y cuando no hay obligación, que cada uno haga lo que crea conveniente siempre que no perjudique al prójimo.

0 comentarios:

Publicar un comentario