lunes, 19 de marzo de 2012

Tour del Vignemale

Hoy os escribo la crónica del viaje que hicimos al Pirineo Aragonés hace unas semanas. Es un tour de 4 días que nos llevará en una ruta circular del macizo del Vignemale, estando dos días en España y 2 en Francia, durmiendo en refugios guardados y no guardados. Informaros antes de ir que día abren los refugios guardados, nosotros por las fechas que eran, estaban todos sin guarda.

LUGAR

La actividad se desarrolla en el Pirineo Aragonés, en el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido.

COMO LEGAR

Las opciones son muchas, dependiendo desde donde vengamos. Torla es la localidad más cercana que cuenta con 233 habitantes.


Día 1

Dejaremos el coche en el aparcamiento del refugio de San Nicolás de Bujaruelo, 1338m. En este mismo lugar hay un puente de piedra que nos ayudará a atravesar el rio Ara cuando volvamos de nuestro tour.

Puente romano que cruzaremos a la vuelta de nuestro tour, el refugio de Bujaruelo detrás.

Hay zona de camping y una fuente, que no encontré porque no busqué.

El camino no tiene perdida, es una senda ancha, cabe un coche, y va paralela al río. Nosotros no encontramos nieve apreciable, de hecho no encontraríamos nieve hasta el segundo día.
El camino forma parte del GR-11.

En unos 15-20’, justo al pasar el puente (no el del principio) que nos hará dejar el río a nuestra izquierda, y según la hora podremos disfrutar de unos reflejos espectaculares con la Sierra de Sandaruelo de protagonista.


En poco más de una hora y media llegamos al refugio de Ordiso o del Vado, a 1591m.
La idea era continuar hasta el refugio de Labaza, pero llegamos a las 17:00 al aparcamiento y no queríamos arriesgarnos a continuar de noche para evitar una posible pérdida de camino y el consiguiente inconveniente :D.


El refugio consta de 2 “habitaciones” independientes, en la primera hay una mesa con 4 sillas y una chimenea, tiene una ventana y mide unos 6 m2.La otra estancia es más grande, mide unos 12m2.

Recogiendo el campamento con el refugio de Ordiso.


Nada más llegar nos pusimos a buscar leña para ahorrar el gas del hornillo, en poco más de 30’ 7 personas conseguimos  tener leña suficiente para cocinar y mantenernos calientes hasta la hora de irse al saco.


Nuestra cena se compuso de varios sobres de pasta, algo de sobrasada, pan de ajo, frutos secos y té. En estos lugares es un manjar. :D


La temperatura era agradable para las fechas, dos amigos durmieron fuera al raso, con funda de vivac perfectamente.

Día 2

Este fue un gran día, por largo y por ser la nieve la protagonista.


Empezamos nuestro camino a las 8:00 después de desayunar entre otras cosas, leche condensada y colacao en agua calentada por los hornillos.

Esta parte del camino va en ligero ascenso dejando al lado izquierdo el Valle del Ara y al lado derecho la Sierra de Sandaruelo. Después de 1 hora  15’ y menos de 3km llegamos al refugio de Labaza, 1807m. Este refugio me pareció estar en mejor estado que el de Ordiso, además de que las vistas son mejores para intentar fotografiar las estrellas con las montañas.


Prado donde se encuentra el refugio de Labaza. Vista de donde venimos.


Se ve nieve en las partes altas de la sierra y del valle, además de varios afluentes que alimentan al río Ara.


En unos 3km más y 90’  llegaremos a un lugar inconfundible donde hay una piedra enorme en el lado derecho. En este lugar hay dos opciones o continuar por el lado izquierdo subiendo una fuerte pendiente para superar una pequeña loma o por el lado derecho, dejando la enorme roca a nuestra derecha, haciendo una subida más progresiva, atravesando el riachuelo  y uniéndose más arriba con el GR-11.

Camino de la izquierda, después de haber subido la fuerte pendiente.


En nuestro grupo hicimos las dos opciones, y creo que la mejor opción es la fuerte pendiente de la izquierda, ya que la parte derecha si no cruzas en le momento oportuno, tendrás que bajar la loma y volver a subir otra con el gasto energético que conlleva.


En esta zona hay un paso medio complicado, es una loma tal vez de unos 50m en la que iremos subiendo trepando, no es muy peligroso pero si tenéis miedo a las alturas se puede complicar.


En este punto ya veremos por donde tendremos que sortear el macizo de Vignemale, el puerto de los mulos, 2591m, o como le llamo yo, el puerto de los muslos porque solo verlo ya sabes que parte de tu cuerpo va a sufrir.

A la derecha, entre las dos montaña se ve el puerto de los Mulos.


El Circo del Ara es espectacular, en el lado izquierdo hay zonas de piedra suelta con pendiente considerable y la parte derecha estaba completamente nevada.


Evitaremos subirlo desde el cauce del río e iremos ganando altura por la ladera izquierda como si nuestro destino fuera otro que el puerto de los Mulos. Pasaremos varias zonas de piedra suelta a medida que vamos ascendiendo. Nosotros tuvimos que ponernos crampones una vez superadas las zonas de piedra suelta.


Si vamos ganando altura de esta manera, subir al puerto no nos llevará mucho tiempo ni tampoco esfuerzo considerable.

Detalle de la pendiente hacia el puerto de los Mulos.


En 3 horas llegaremos al puerto de los Mulos desde donde veremos si el día acompaña, Francia. Este puerto es un paso hacia Francia y es donde el GR-11 pasa a ser GR-10.

Hay una fuerte bajada hasta Oulettes de Gaube, si vais con esquís la disfrutaréis.
Nosotros tuvimos la mala elección de no coger raquetas de nieve y una bajada que se podría haber hecho en 30’ tardamos como 1 hora y 15’. La nieve estaba muy pastosa y nos hundíamos hasta la cintura casi cada paso.

Desde media bajada se ve el siguiente paso, Horquette d’Ossou, otro puerto que se encuentra a 2734m.

A mitad de foto el Horquette d’Ossou, un poco a la derecha un corredor, el petit Vignemale y el Vignemale dominando la altura.


En casi 7h llegamos al refugio de Oulettes de Gaube, 2154m (CAF) que por estas fechas no estaba abierto, pero se podía utilizar el comedor y una habitación con unas 30 plazas en literas para dormir.

Refugio Oulettes de Gaube, con su riachuelo. Vista de la entrada Sur.


El refugio tiene dos estradas, una orientada hacia el sur y otra hacia el este.  La del sur nos lleva a la sala donde se dejan las mochilas, las botas húmedas, palos y demás material, excepto esquís que se quedan fuera. Disponemos de zapatos de goma para sustituir a nuestras húmedas botas.


La entrada de la parte este nos lleva a la misma sala y a nuestra derecha dos baños, un pequeño lavabo y una puerta con unos escalones que bajan que dan a la habitación comunitaria.


En la parte oeste de la habitación hay una puerta que nos da paso al comedor comunitario y con una chimenea de leña. A la derecha tenemos la cocina.

El comedor, justo a la izquierda está la chimenea y detrás de la cámara una ventana.


Desde el refugio tenemos las vistas de la parte norte del macizo de Vignemale, viendo unos corredores para hacer escalada en hielo, además de lo que queda del glaciar des Oulettes y el diminuto glaciar del pequeño Vignemale.


A este refugio se puede llegar desde Pont de Espagne en unos 90’ según nos indicaron personas que venían de ahí.


Es la época del año que fuimos, los rayos del solo no llegaban a iluminar el macizo, me comentaron que en verano si, pero no puedo asegurarlo.

Detallando el paso para mañana, se puede ser un corredor también.


Pasta, embutido, frutos secos y a dormir, que mañana será más largo.


 Día 3

Ponerse las botas a las 5:30 de la mañana mojadas, y las mallas húmedas es algo que realmente solo haces si te gusta la montaña porque placer no es, creerme.


Este día sería más largo que el anterior, así que por la noche decidimos levantarnos a las 5:30 para salir a las 6:30. Nos habían avisado de que al medio día entraba una borrasca y para esa hora queríamos estar fuera de la cima del Petit Vignemale.


Después de consumir té, colacao, galletas alguna barrita y embutido, recogimos todo y empezamos a seguir las huellas que unos chicos hicieron el día anterior al hacer un corredor.


El mapa indica la ruta que se suele hacer en verano y que parte del lado izquierdo del refugio, nosotros nos dirigimos hacia el macizo hasta bien cerca de los glaciares.
Esta pendiente tiene 2 ante cimas así que no cantéis victoria hasta llegar al collado.


La nieve no estaba del todo dura, pero la huella del día anterior nos sirvió de mucho, había algunos tramos donde nos metíamos hasta encima de la rodilla y en la parte final había hielo.


Son unos 600m de desnivel que hay que tomarse con calma.


Una vez alcanzado el collado, dejamos las mochilas, cogimos los piolets y nos dirigimos a coronar el Petit Vignemale, 3032 m.

Desde aquí y a esa hora se veía la cima del Petit Vignemale, algo que cambiaría en pocos minutos.


Desde aquí se ve el refugio de Bayssellance, 2561 m. (CAF).


Entre 30’ y 45’ nos llevará hacer cima. Nosotros tuvimos la mala suerte de que durante la subida se veía la cima, pero una vez en el collado entró la borrasca y no pudimos ver nada que no estuviera a 10m de distancia.

Bajando de la cima, detalle de la pendiente.


La cima del Petit  Vignemale no es apta para todos los públicos, para llegar a ella hay que pasar un paso de unos 6 metros de largo por 0 de ancho, es decir, que el pie derecho  va por un lado de la montaña y el otro por el izquierdo, así que si tenéis vértigo o miedo a las alturas os podéis quedar a 6m de la cima, no os preocupéis, también cuenta como cima, jajaja.

Foto de rigor y bajada que nos queda muuucho camino.




Este camino trascurre por medio de valles y por el cauce del río de Oulettes. Iremos viendo cascadas y paisajes aislados. Es una zona con gran peligro de aludes, así que informaros bien antes de adentraros.

Sufriendo la borrasca.

Hay un paso bastante expuesto que se puede sortear por la parte izquierda según vamos bajando. Os daréis cuenta de cual es.

En este paso, hay que sortearlo por la izquierda, ni por derecha ni por en medio.


Seguiremos el cauce del río con vistas preciosas de cascadas y más formas abruptas que la naturaleza ha ido realizando a su antojo tras el paso de miles de años.


Se abrió el cielo.


En unas 3 horas dejaremos el descenso para llanear por donde hace muchos millones de años seguramente corría mucha agua y ahora solo quedan zonas que corre agua, piedras y algo de vegetación baja.

El valle abajo después de haber pasado el último paso que se puede complicar.

Último paso que se puede complicar. El valle a espaldas de la cámara.

Caminaremos una hora llaneando hasta llegar a una presa de dimensiones pequeñas y donde hay una pequeña caseta donde si estamos cansados podremos quedarnos aquí. 1834 m.


Tras merendar algo, nuestro camino continúa.


Atravesaremos la presa y aquí fue donde estuvimos sufriendo por la decisión de dejar las raquetas o no alquilarlas. Es una zona de colinas, sube-baja. En una de esas colinas tardamos más de 30’ en superar unos escasos 25m de altura, la nieve estaba tan blanda que cada paso era hasta la cintura, con una inclinación importante se hizo muy duro el progresar


Había tramos en los que tuvimos que ponernos a gatear haciendo base con los palos.


Tras superar esta colina, intuimos donde esta el refugio de Lourdes, 1947m, pasamos un riachuelo y llegamos al refugio después de casi 10 horas efectivas de caminar.

A palear nieve para poder entrar en las dependencias.

El refugio tiene dos zonas, la parte izquierda es una habitación con una mesa de madera, un banco de madera y 4 esqueletos de literas con colchones pulgosos de espuma, todo esto en poco más de 6m2.


La parte derecha según llegamos consta de un “comedor” con una cocina para gas, un lavadero de platos y 3 ventanas, una de ellas nos comunica con otra habitación. Justo a nuestra izquierda se puede acceder a otra habitación que comunica con la habitación de la ventana y donde hay un tendedero para poder colgar nuestras malolientes ropas e intentar que se sequen algo para el día siguiente.


También hay un plato de ducha en otra habitación, dudo mucho si algo de esto se usa y me pregunto que hará una cocina de gas a esta altura.


Después de devorar casi toda la comida y disfrutar del pan de ajo que nos guardábamos para la última noche, con sobrasada y queso, a las 19:00 estábamos dentro de los sacos para terminar un gran día, duro, pero satisfactorio.

Día 4

El último día. Desayunamos los restos de existencias y tras recoger todo y dejarlo tal y como estaba, sin devolver la nieve a la entrada, :D, nos colocamos la húmeda ropa y las botas mojadas.


Creo que lo único que no hace pasar el agua son las botas de plástico, pero no transpiran y se consigue el mismo resultado, pies húmedos.


En alguna prueba de lluvia, mis zapatos Salomón, no recuerdo el modelo, pone algo así como chassis 3d y tiene gore xcr, aguantaron 6 horas de lluvia, los guantes de Gore-tex de la marca gore bike-wear aguantaron 6 horas también. La chaqueta y el pantalón North face Summit series, después de 8 horas de lluvia mi cuerpo continuaba seco tanto de condensación como por la lluvia que no entró.


En poco más de 3-4 km y 400m de desnivel positivo, llegamos al puerto de Bernatuara, 2338 m. Desde aquí también veremos el lago de Bernatuara, a 2305 m.

El lago Bernatuara y detrás de la cámara el puerto del mismo nombre.

Supongo que en primavera el lago ha de estar líquido y dependiendo de la hora a la que lleguemos, se ha de reflejar parte del circo.


La bajada es bastante inclinada, son solo 33m de desnivel negativo pero era hielo, así que crampones y piolet.


Nos dirigiremos bordeando el lago hacia en frente, una vez superado el último repecho, de 10 aproximadamente, empezarán los 1000 metros de desnivel negativo.


Si el compañero de viaje en el lado francés había sido la nieve, aquí brilla por su ausencia. Alguna placa sola pero sin importancia. Crampones a la mochila hasta la próxima salida invernal.


Vegetación baja y mucha piedra es el nuevo paisaje.


Nos queda seguir la senda, un caminito de unos 50cm de ancho intentando dirigirnos hacia la derecha, sin tener que subir más. A veces vamos paralelos al torrente dejándolo a nuestra izquierda.

La inclinación es considerable ya que baja 1000 metros en poco más de 3km. Se hace cómoda gracias a la vegetación que en algunos momentos nos hace de escalones.


Después de una hora más o menos, empezaremos a ver bosque y en poco más nos introduciremos en el, sorteando el torrente hacia su lado izquierdo.

En breve el caminito se convierte en una pista ancha de unos 2,5m de ancho y con mucha piedra que transcurre por un bosque. 

A medida que perdemos altura la vegetación hace acto de presencia.


Después de 6 horas, atravesaríamos el puente romano que comenté al principio.

Una ruta altamente recomendable al ser circular, tener picos a los que ascender de más de 3000m e incluso corredores.

EQUIPO NECESARIO ACTIVIDAD

Al elegir hacer el tour en invierno, se aconsejan crampones, piolet, saco para temperaturas de -10º confort, raquetas de nieve o esquís de travesía.

Un pantalón impermeable y transpirable es aconsejable, además de la chaqueta. Forro polar de densidad 100, guantes y repuesto de guantes, porque si perdemos uno lo pasaremos mal por el frío.

Las polainas nos serán útiles para evitar que la nieve penetre por nuestras botas y conseguir alargar la impermeabilidad de las mismas.

Llevar  calcetines de repuesto es también muy importante, aunque si se mojaron nuestras botas de poco nos servirá.

Hornillo y botellas de gas, nosotros éramos 7 y llevamos 3 hornillos y 3 botellas. Nos sobró y cocinábamos desayuno y cena.

En cuanto al agua, y aunque nosotros no llevamos, aconsejo pastillas potabilizadoras. La mayor parte de la caminata transcurre paralela a un torrente donde podremos abastecernos, así que no hará falta derretir nieve. Unas pastillas de isostar o sales también pueden ir bien.

ESCAPATORIA

En caso de cualquier percance y tener que abandonar nuestro tour, la única opción es una vez llegados al refugio de Oulettes de Gaube, y será bajando cerca de 90’ hasta Pont d’Espagne, en el lado francés.

EQUIPO UTILIZADO FOTOGRAFÍA

Para aligerar me llevé el cuerpo de la canon 5d MKII con el canon 16-35 f2.8, 2 tarjetas, 3 baterías y una lowepro toploader 70 AW que iba enganchada a la mochila de la espalda por sus asas.

Creo que para la siguiente me llevaré el 24-70 f2.8, eché en falta un poco más de zoom en algunas situaciones.

CONSEJOS

Llevar papel de periódico nos puede servir para que en caso de que las botas se mojen, absorba algo de agua.

Respecto de las pastillas potabilizadoras, normalmente he llevado de la marca micropur, que en 30’ consiguen que el agua esté lista para consumo.


El mapa aconsejable es el Vignemale - Bujaruelo, Editorial Alpina, escala 1: 30.000.
En Torla podemos alquilar material que nos haga falta, hay una tienda y un Intersport.
También podemos aprovechar para abastecernos de comida o los primeros líquidos, eso sí, no tiene prisa por abrir, así que si veis que son las 17:05 y no han abierto, buscar el teléfono y empezar a llamar.


Espero la disfrutéis.









Un saludo!

0 comentarios:

Publicar un comentario