domingo, 6 de febrero de 2011

Crónica Estambul



Palacio desde la Torre Gálata.


Estambul es la ciudad más grande de Turquía, y también una de las ciudades más grandes de Europa. La antigua Bizancio y luego Constantinopla en la época del Imperio romano, la ciudad es hoy una de las más bellas y grandes de Europa, siendo la única ciudad que se sitúa entre 2 continentes: Asia y Europa.
Con 8.803.468 habitantes en la ciudad y 10.018.735 en el área metropolitana (censo de 2000). La inmensa mayoría de la población es de confesión musulmana, existiendo gran número de laicos, así como minorías de cristianos (68.000) y de judíos (22.000).

Fue denominada Bizancio hasta 330, y Constantinopla hasta 1453, nombre con el que se la llamó generalmente en Occidente hasta 1930. Aunque desde 1923 la capital de Turquía es Ankara.


Requisitos de entrada: Para entrar en Turquía, los ciudadanos europeos deben tener un pasaporte con una validez mínima de 3 meses, y una vez en el aeropuerto sacar un visado que a septiembre de 2010 son 15€ y se puede pagar en euros. Más información Rep. of Turkey Ministry of Foreign Affairs

Vacunas: No se necesitan.

Notas culturales: Para entrar a cualquier mezquita es obligatorio quitarse el calzado, llevar ropa modesta. Las mujeres han de llevar cubiertos los brazos, hombros y cabeza, además de cubrirse las piernas al menos hasta las rodillas.
Es preferible no entrar durante las plegarias.

Equipo recomendado: Os pondré lo que yo llevé. Como no me gusta andar quitando y poniendo objetivos llevé 2 cuerpos de la 7d, tokina 11-16 f2.8, Sigma 17-50 f2.8, Sigma 70-200 f2.8, flash metz 58, tripode Manfrotto de viaje. Todo esto dentro de una lowepro photo trekker II. Mucho peso, pero por ahora mi espalda se queja bien poco, además que al llevar las cámaras fuera de la mochila, repartía bastante bien el peso.

Lugares recomendados: Este apartado depende mucho del tipo de gustos que tengamos, pero recomiendo algunos que me gustaron y otros que os gustarán. La Mezquita Azúl, Santa Sofía, La Pequeña Santa Sofía, la cisterna Basilica Yerebatan Sarnici, el puente Gálata, la Torre Gálata, crucero por el Bósforo o/y el cuerno de oro, el Gran Bazar, el bazar de las especias, el Palacio Topkapi.

Crónica

La compañía elegida para llegar fue Onur air, la salida desde Barcelona y el precio del paquete de 4 noches, 5 días, hotel 3 estrellas (que dejaba mucho que desear) en régimen de desayuno y traslados a aeropuerto 240€.
La duración del vuelo son de 3.5 horas y hay una hora más de diferencia que con la península, es decir, cuando en la península son las 10 en Estambul son las 11.

El traslado al aeropuerto cuesta entre 20 y 30 euros en taxi.
En bus privado tardamos unos 35 minutos.

El hotel (Hotel Grand Tahir istanbul,hotels istanbul Grand Tahir turkey,istanbul hotels Grand Tahir) esta bien situado cerca de la estación de tranvía Aksaray, transporte muy útil y práctico para moverse por la ciudad. Cuesta 1.5 liras y son fichas como las de los coches de choque que se han de comprar antes de entrar en la zona de espera.

Algo a comentar de los turcos es que les gusta chocarse contra uno, no lo hacen a mal, simplemente pasan y se chocan, al principio me giraba por si me habían quitado el trípode o abierto las cremalleras, que al principio llevaba con mosquetones, cosa que después pasé de hacerlo.

Hay que huir de la zona de Sulthanamet, como todos los sitios turísticos, no es recomendable comer o alojarse, pero es necesario pasar para ver Santa Sofía, la cisterna Yerebatan Sarnici, la Mezquita Azul, entre otros.

Cisterna Yerebatan Sarnici.

La ciudad es bastante segura, he paseado con 2 cuerpos de cámara colgados del cuello y no me tenido ningún momento de intranquilidad o inseguridad.

Si se está interesado en ir al Gran Bazar hay que informarse si están de ramadán. A nosotros nos pilló aunque pudimos tener una visita de unas 2 horas para mezclarse con los locales y ver la esencia de estos bazares…gente por todos lados, gritos para acercarse a la clientela, el típico “aquí engañamos menos” y “hola, hola, coca-cola”.

Gran Bazar

No es recomendable comprar en el Gran Bazar, ya que abusando de su reputación de gran bazar, inflan los precios cosa mala. Es mejor comprar en los alrededores o incluso pasar unos cientos de metros Sultanahmet.
Para que os hagáis una idea, en el Gran Bazar, nos pedían por los típicos ojos turcos (que dicen que te protegen de los mal de ojo y las envidias) unos 3 €, mientras que a escasos metros de la entrada del Palacio de TopKapi los llegamos a conseguir 1 a 1€ e incluso 6 a 5€ (me sorprendió lo difícil que era regatear, en comparación con Tailandia e incluso Marruecos, la técnica de ellos 10 y tu 5 hasta conseguir 7 u 8 no me funcionó en ningún lugar)

Los monumentos más conocidos como pueden ser Santa Sofía o La Mezquita azul, solo aconsejo entrar a los que les guste la historia o a los que les guste decir “yo entré en la Mezquita Azul”. El motivo? En Santa Sofía están en obras, las colas son agotadoras, las hordas de turistas son impresionantes, no te permiten entrar trípode (a la entrada hay un escáner de rayos en el cual has de pasar todo bolso, mochila o bolsa que lleves encima, además de pasar un escáner de metales), hacer una foto sin “modelos” es IMPOSIBLE. Hay barandillas donde apoyar.
Explico esta opinión, si solo hubiera Santa Sofía o la Mezquita Azul, recomendaría entrar, pero tienes monumentos similares evitando todos estos inconvenientes.

Interior de Santa Sofía.

Yo pequé en Santa Sofía, 20 liras, que al cambio son unos 12€, más 10 liras de la audio guía, que por cierto no me gustó nada.

Por otro lado, tenemos la pequeña Santa Sofía, a escasos 500m más abajo, cerca del mar, en la que pude hacer todas las fotos que quise, con trípode y sin turistas, además de ser gratis, solo que es recomendable dejar una propina, pero eso a gusto de consumidor, aunque en mi opinión recomendable ya que estos monumentos tienen su mantenimiento y cuesta dinero.

Como esta, mil más, cerca del acueducto de Valente, hay otra mezquita en la que también conseguí hacer fotos, con trípode y sin turistas. Sehzade Pasa Camii.

Como veis es posible evitar a los turistas (si, ya se que soy uno, jejeje, pero siempre buscamos algo de “paz” en nuestros viajes”
Sí aconsejo visitar la Cisterna, 10 liras, aunque tampoco dejan pasar trípode, te las puedes apañar apoyando en las barandillas. Cuidado con las gotarras que caen del techo con nuestras cámaras.
Es un lugar increíble, leí que los lugareños pescaban allí las enormes carpas que pululan por el lugar desde sus casas.
Se construyó para abastecer de agua al pueblo.

Otro monumento a visitar por las increíbles vistas de la ciudad, es la torre Gálata, 10 liras.

Detalle de la Tórre Gálata desde el puente con el mismo nombre.


En la guía que llevamos, no sé si se puede decir, aconsejaban ahorrarse las 10 liras y subir al hotel Anemon Gálata, te tomas algo, pero me sorprendí del trato recibido además de lo mala que son las vistas para fotografiar el atardecer.
Nada más subir, con la mochila, las cámaras por fuera y con una vestimenta no sucia, pero no acorde con el hotel, nos recibieron como unos miserables, así que como lo principal era fotografiar el atardecer sobre la ciudad, nos dimos la vuelta sin ningún rubor.

Comentar que la torre Gálata está alta, muy alta, tampoco dejan tener trípode algo que me sorprendió hasta que subí. El espacio alrededor de la misma (arriba) es de una persona, aún así, hay gente que intenta ir en contra, provocando continuas retenciones y empujones, cosa que no hace mucha gracia al ver el vacío.
Se puede apoyar la cámara sobre la barandilla, pero hay que tener cuidado con los empujones de los impacientes, no aconsejo una focal de menos de 18mm, yo subí el toki 11-16 y terminé tirando con el 70-200.

Vistas del puente Gálata y parte de la ciudad desde la Torre. 

Vendedor de arroz hervido con la Mezquita Nueva al fondo, en el puente Gálata.

Para los que les guste comer, no soy referencia, puedo pasar con unas galletas y un agua, pero os comento que solía comer en un chiringuito cerca de la estación de tranvía de Sultanahmet. Hamburguesa con queso (2.5 liras), perrito (2 liras) o una especie de pan de barra con poca chicha que ni me preocupé del precio.

También cerca del hotel, haciendo esquina un lugar amigable para cenar, pero tampoco acertamos en la comida, mi última opción fue pizza y la cagué igualmente.
Si recomiendo los zumos de naranja, me he mantenido con eso todo el viaje en cuanto a líquido, realmente buenos, también destacar el tomate, no se en vuestras ciudades, pero en Palma, el tomate no sabe a nada, has de ir a sitios específicos para conseguir el sabor a tomate.

En la zona de Santa Sofía y Mezquita Azul hay muchos vendedores ambulantes, por la mañana tienen un precio y por el día otro. Vuelvo a recordar que me fue imposible regatear, prefieren no vender a rebajar precio.

Vendedora ambulante
Detalle del exterior de la Mezquita Azul.

En septiembre hacía calor, no tanto como en Palma, pero se necesitaba buscar sombras.
Hay un parque cerca del Palacio de Topkapi donde podréis sacar buenas imágenes.
Al palacio no pudimos ir porque no nos dio tiempo. Hasta las 13:00 no dejan entrar a los turistas que van por libre, hasta esa hora, es para grupos.

Niño aseándose para entrar en la mezquita.

Espero os sirva de ayuda.

Un saludo!

1 comentarios: