martes, 26 de enero de 2010

Tuy Hoa a Dalat

Esa era la estapa que nos esperaba....de Nha Trang hasta Dalat hay unos 200km creo recordar.
Esta vez si que cogeríamos el bus!!
El trayecto fue lento, como siempre, a unos 35 km/h.

Al llegar a Nha Trang, conseguimos enlazar después de esperar 30' la furgonetilla que nos llevaría a Dalat.

En esta furgoneta si que ibamos estrechos, las bicis desmontadas detrás, previo pago de 20000
x bici más 70000 creo recordar cada uno.
Bocadillo de tortilla de la estación y a hacer kilómetros...Sube, baja, sube, baja, no para de hacer paradas el chofer, buscando clientes como loco...
Tras unas cuantas horas, visionamos las montañas, Dalat es un pueblo de montaña así que pensamos que no estará lejos. Notamos el frío.
Nos paramos en una gasolinera para lo de siempre, baño, comer y estirar las piernas. De repente la gente empieza a hablar sorprendida, y miran debajo de la furgo...SORPRESA!!!!!! una serpiente está debajo del vehículo.
Intentan sin éxito sacarla así que continuamos nuestro viaje.
A la hora, la serpiente aparece por el retrovisor del chofer. No se como pudo hacerlo, porque estaba en la rueda de repuesto, que la furgo tiene en la parte de atrás, y llegó hasta la parte delantera, y subió por el retrovisor hasta el parabrisas, todo esto con el vehículo en marcha, por una carretera parcialmente asfaltada.
Su final os lo podéis imaginar.

Al llegar a Dalat, se nos antoja un poco europeo, un poco no!! es una ciudad francesa perfectamente, con sus casas de montaña, sus tejados con gran pendiente para no permitir quedarse la nieve en ellos.
Enseguida montamos las bicis y a la busqueda de alojamiento, nos quedaríamos 2 días para conocer este lugar.
El hotel era bastante nuevo, con 7 ordenadores con pantalla plana para los invitados, habitaciones nuevas, y el precio, pues 20$. Todo rondaba lo mismo.
Al día siguiente alquilamos una moto en el mismo hotel por 6$, era una 49cc creo, porque no tiraba naaa, de naaa.
Cerca de Dalat hay bastantes cascadas, y cerca son de 10 a 30km.
Nosotros fuimos a las Tiger waterfall y a las Elephant watefall.
Cerca de ésta última visitamos otra pagoda en la que hay un Buda enoooorme como el de aquí abajo.El salto de agua de las cascadas elefante merece la pena verlo, son cerca de 30, 40m???? más o menos, cerca también hay un lugar donde ver como trabajan el café, nosotros no fuimos a verlo, no nos interesa mucho el café, jajaja.
Bajar al final del salto no es tarea fácil, ya que está todo húmedo, y los escalones, cuando los hay son de roca. David bajó descalzo, y yo bajé con mis teva, creo que la mejor opción es la de David.
Después de sacar un par de fotos, disfrutar del efecto arcoiris del agua y la luz, pudimos ver un sapo escondido en una roca.
Las cascadas del Tigre es igual de espectacular, diferenciándose que en estas has de bajar una montaña por un camino de piedras y al llegar abajo has de pagar, 2000dh por la moto y nosotros no recuerdo el total, pero como estas cosas, nunca más de 1€, 28000dh aprox.

También fuimos a ver otras a unos 5km de Dalat, no recuerdo el nombre y la guía la envié con unos paquetes hacia España así que no puedo consultarlo.
Volviendo por la misma carretera que nos trajo la furgoneta, además de las cascadas del Tigre, hay un pueblecito que tiene incluso un paso a nivel, hay una pagoda y una torre impresionantes, desde donde se pueden hacer unas panorámicas increibles.
Iglesia católica.
Detalles a la entrada de la pagoda.


Moverse con la moto no es tarea dificil, siempre y cuando te amoldes a que no hay ley, y que el grande tiene preferencia.
No tuvimos ningún susto, tampoco hay tanto tráfico como en una gran ciudad.
Por la noche me iría a dormir bastante jodido de la espalda, menos mal que la etapa del día siguiente son 110km cuesta abajo, con unos 600m de desnivel.

Siguiente

0 comentarios:

Publicar un comentario